martes, 26 enero 2021
22:07
, última actualización
Local

Pronto habrá que operar

Andalucía ha rebasado la frontera de los setecientos mil parados, mientras que en España estamos rozando los tres millones. Desciende en casi doscientos mil el número de andaluces cotizantes a la Seguridad Social y el paro...

el 15 sep 2009 / 19:24 h.

Andalucía ha rebasado la frontera de los setecientos mil parados, mientras que en España estamos rozando los tres millones. Desciende en casi doscientos mil el número de andaluces cotizantes a la Seguridad Social y el paro, de noviembre a noviembre, ha subido un 39'1% es decir más de ciento noventa y nueve mil personas en Andalucía. Y con ser pésimos estos datos, asusta pensar que los de los próximos meses van a ser bastante peores, según reconoce ahora el propio Solbes, quién tan reacio se mostraba no hace mucho al simple reconocimiento de la crisis. La verdad es que al vicepresidente económico del Gobierno se le nota lo que lleva encima.

Como siempre, lo que es un drama personal y familiar para esos setecientos mil andaluces, se convierte en un campo de batalla entre el Gobierno, que intenta, con más voluntad que fortuna, tomar medidas para hacer frente a la complicada situación, y la oposición que descalifica las iniciativas, por insuficientes o por retrasadas, medidas gubernamentales. Así, el presidente de la Junta, en una comparencia inusual después del Consejo de Gobierno del martes pasado, anunció los trescientos sesenta millones de euros con que la Junta complementará los mil cuatrocientos cuarenta y seis que corresponden a Andalucía, según el criterio de distribución por censo, de los ocho mil millones que anunció Zapatero para el fondo municipal, que se destinará a financiar proyectos presentados por los Ayuntamientos. Estos proyectos tendrán que ser ejecutados por empresas que contraten a parados, y se dedicarán a la rehabilitación, conservación del patrimonio, eliminación de barreras arquitectónicas o mejora de instalaciones públicas. A la contra, tanto el PP como IU denuncian la improvisación y piden más dinero.

Bueno, como suele ocurrir en estos casos se mezclan las buenas intenciones, el oportunismo, la falta de reflexión, la premura y el desconcierto. Y todo esto se traslada a la opinión pública. Lo que uno se pregunta es qué pensarán, si es que se dedican a escucharlo, de todo este galimatías, los setecientos mil parados andaluces, y los cientos de miles más que tienen miedo de quedarse el mes que viene sin trabajo.

En estos casos es donde los gobernantes tienen la oportunidad de mostrar su grandeza y su capacidad de liderazgo social -que es muy distinto a mandar en un partido-, propiciando el consenso más amplio posible, de forma que el mensaje que se manda a una sociedad preocupada sea claro, contundente y esperanzador. Y eso lo impide la trifulca política. Pero el galimatías se puede cortar, en su origen, hablando, informando, consultado y negociando. Además hay que hacerlo con la urgencia que requiere una situación como ésta. Se puede hacer, si se quiere, porque todo está inventado. Tanto el gobierno como la oposición saben que estas medidas, son sólo paliativas, para salir del paso y que el verdadero problema, que es estructural, nos está esperando ahí, a la vuelta de unos meses. Ahora mismo se están poniendo vendas para cortar la hemorragia, pero muy pronto habrá que operar.

Periodista

juan.ojeda@hotmail.es

  • 1