miércoles, 23 junio 2021
04:00
, última actualización
Cofradías

"Quiero el traje de Monte-Sión"

Las flamencas ‘cofrades’ del diseñador Manuel Eslava bajan de la pasarela de Simof para pasear por el Real de la Feria.

el 27 mar 2012 / 20:18 h.

TAGS:

La colección lleva el nombre de una marcha dedicada a la Virgen de la Estrella (Hossana in Excelsis). Su artífice es un joven 25 años natural de Los Corrales y hermano de Pino Montano. Precisamente a su Virgen del Amor le dedica el primero de los trajes de gitana. Pero hay nueve más inspirados en dolorosas sevillanas. Manuel Eslava Gracia ha irrumpido fuerte en la pasarela aunando sus dos grandes pasiones: la moda flamenca y la Semana Santa.Cuenta que al terminar su desfile en el Salón Internacional de la Moda Flamenca el pasado mes de febrero recibió la llamada de una señora:“Quiero el traje de Monte-Sión”.

Al poco tiempo otra se interesó por el dedicado a la Soledad de San Lorenzo. Por ello avisa:“No sería de extrañar que esta Feria de Abril veamos volantes cofrades sobre el albero”. Sorprendido por la expectación levantada y respetuoso con quienes han criticado su obra, Eslava explica sus intenciones:“Ha habido gente que se lo ha tomado a bien y otras a mal. Lo hice sin molestar. Lo más sencillo posible y lo mejor que pude. A todo el mundo no se le puede gustar. Lo que sí quiero dejar claro es que he tratado de mezclar las dos fiestas grandes”. Y parece que ha gustado. Al menos en su cofradía, a la que estos días acude casi a diario para “echar una mano en todo lo que haga falta”, ya sea limpiar plata o contribuir al montaje de los pasos. Los hermanos de Pino Montano están “encantados” con su iniciativa. Tanto que hasta “hay varias hermanas” que quieren quedarse con el modelito de la dolorosa.

El precio oscila entre los 450 y los 850 euros. Este primer diseño del grupo cromático de los azules está inspirado en el tocado que lució la imagen en 2008 (tul plisado y abullonado) y en “las lazadas azules del palio, toca y saya”, detalla su autor.colores de la pasión. Azul, rojo, negro y verde esperanza. Son los tres colores que, a su criterio, mejor representan la Pasión. “El azul expresa el color inmaculado de la Virgen, el rojo es la pasión y la sangre, y el negro simboliza la tristeza y el luto”. Tres gamas cromáticas que junto al tejido (en popelín) son las bases de su colección, la primera que hace tras cursar Asesoría de la Imagen Personal, y Patronaje y Moda. La terna de los azules que empieza con la dolorosa de Pino Montano se completa con la Virgen de las Aguas y la Estrella. Para la primera señala que emplea un “escote barco en tul a semejanza del singular tocado” de la decana del Lunes Santo con traje pintado y bordado; mientras que de la dolorosa de San Jacinto toma “las tres estrellas del pecho, el fajín de capitán general en rojo y las estrellas que forman los volantes a pico”.

Tres grandes barrios copan los diseños de color rojo: Triana, San Bernardo y Feria. Aquí encontramos un traje corto de flamenca con “medallones como los que cuelgan del palio de la Virgen del Patrocinio del Cachorro en hombros, escote y fajín” u otro de clara inspiración torera, “con chalequillo y capote bordados” que siguen los pasos de la Virgen del Refugio de San Bernardo, cuna de grandes diestros sevillanos.Como los rosarios que cuelgan del palio de Monte-Sión, incorpora dos de ellos en las muñecas de otro de los modelos, “con falda pintada y bordada, y camisa abullonada en la parte de la espalda como el singular manto de la Virgen del Rosario”. Completan la colección tres modelos más de color negro. El singular manto que bordara Paquili para la Virgen de los Dolores del Cerro del Águila es la base de “un vestido asimétrico negro con rombos de galón dorado”, al tiempo que la sobriedad de la Virgen de las Tristezas inspira “un vestido pintado y bordado de palabra de honor con encaje negro en escote y mangas que siguen las líneas asimétricas de la saya de la dolorosa de la Vera-Cruz”. Es además, según Eslava, “un homenaje a la mujer de mantilla, al luto cofrade por excelencia”.

El sudario del paso de la Soledad de San Lorenzo está representado en otro modelo a modo de fular blanco. Pero la joya de su creación es la bata de cola macarena con “cuerpo forrado en malla dorada, escote tipo Carmen, entero en encaje y rematado por las cinco mariquillas en el pecho (como las que regaló Joselito el Gallo a la Esperanza) con toquilla en oro fino”. Todo ello aderezado con pendientes de cristal en forma de lágrimas, flores de cera rizada y peinas que reproducen las potencias. Es la Pasión más flamenca de esta primavera.

  • 1