sábado, 16 enero 2021
10:07
, última actualización
Economía

'Quiero mandar mis fotos por ordenador'

Ni complejos programas informáticos ni tecnologías imposibles de aprender. Los participantes en este programa quieren saber lo básico para manejarse con las nuevas tecnologías. Clases con empeño, buen humor y dosis de paciencia, las mejores herramientas para subirse al carro de las TIC.

el 15 sep 2009 / 20:13 h.

Ni complejos programas informáticos ni tecnologías imposibles de aprender. Los participantes en este programa quieren saber lo básico para manejarse con las nuevas tecnologías. Clases con empeño, buen humor y dosis de paciencia, las mejores herramientas para subirse al carro de las TIC.

"Me gustaría poder ver las fotos de mis viajes en el ordenador y que mis amigos puedan enviarme más". Ésta es la motivación que llevó a María Isabel, de 63 años, a participar en el programa Andalucía Compromiso Digital. El pasado 17 de diciembre tuvo su primera sesión y ya está "deseando que llegue la segunda", sobre todo, como explica mientras intenta encender el ordenador. "Para que mis amigos me pasen fotos de los viajes, para buscar yo documentales de ciudades a las que quiero ir, y para leer libros, que dicen que en internet hay muchos".

Paloma, su monitora, afirma que el "entusiasmo" de María Isabel y sus "ganas de aprender" suplen "los conocimientos que no tiene". Cada semana, esta joven se encuentra con personas como María Isabel, "gente mayor o sin recursos", que quiere aprender a usar las nuevas tecnologías. "No quieren quedarse excluidos por no saber manejar estas tecnologías". La mayoría quiere aprender a usar el ordenador: abuelos que quieren hablar con sus nietos, personas que necesitan aprender un programa concreto para conseguir un empleo? Pero también los hay que quieren saber cómo se usa "una cámara de fotos digital que le acaban de regalar", o incluso "los teléfonos móviles para llamar a sus familiares".

Como Paloma hay miles de voluntarios en este programa que dedican al menos una tarde a la semana a enseñar a estas personas. "Siempre quise ser voluntaria y como las tecnologías me gustan, pensé que ésta era un buena forma", apunta Paloma, mientras le indica a María Isabel cómo apagar el PC. "Yo no tenía un alto conocimiento de informática", señala la profesora, pero aquí "lo más importante no es la cantidad de cosas que sepas, sino la paciencia que tengas con ellos y que sepas transmitirles tus conocimientos poco a poco". Emilio Leal, María, Juan... todos, como María Isabel, no quieren quedarse atrás y están dispuesto a poner todo su empeño en aprender.

Desde el principio. En estos encuentros se les enseña desde el manejo básico de un ordenador (cómo se enciende o se apaga), hasta cómo usar las utilidades básicas de programas concretos como editores de texto u hojas de cálculo. También enseñan a navegar por internet y por los principales portales web de los temas que interesen a cada participante. Pero no sólo manejar el ordenador es lo que quieren los usuarios del programa, también quieren aprender a manejar sus cámaras de fotos digitales y los teléfonos móviles.

Perfil de los voluntarios. Los voluntarios, al igual que Paloma, suelen ser jóvenes de entre 25 y 35 años. Y más de la mitad de ellos, son hombres (un 63,64%). La mayoría de los acompañamientos digitales realizados se han llevado a cabo en centros públicos (un 88,26%) y en zonas urbanas, aunque también se han demandado en domicilios particulares y en entornos rurales.

Pero Andalucía Compromiso Digital no sólo está ayudando a eliminar la brecha digital entre los andaluces, también entre los inmigrantes residentes en la comunidad autónoma, que han encontrado en este proyecto la forma de aprenden a usar las nuevas tecnologías para contactar con sus familias. De hecho, el 15% de los que han participado a lo largo de este año en los encuentros digitales son de fuera.

  • 1