viernes, 20 septiembre 2019
21:08
, última actualización
Local

«Reduciremos el fraude y no dejaremos prescribir las multas»

La delegada de Hacienda, Nieves Hernández, afronta la situación más crítica que ha atravesado el Consistorio con un plan de estabilidad presupuestaria controlado por la Junta.

el 21 nov 2009 / 19:39 h.

TAGS:

Nieves Hernández posa en la azotea del edificio de Hacienda.

-El Ayuntamiento ha entrado en la peor situación económica de la democracia, ¿qué ha ocurrido, cómo se llega a este punto?
-Venimos arrastrando una situación deficitaria de Tussam. Todos compartimos que una empresa pública es de naturaleza deficitaria, pero se ha agravado. Hemos subido el precio del billete pero no llegamos al equilibrio necesario, que debería ser el 50% lo paga el Consistorio y el 50% el usuario. La crisis ha supuesto además una reducción de los ingresos del Estado, a lo que se añade que hay un retraso del abordaje político de la financiación local. Hemos vivido una época de bonanza, y el Ayuntamiento ha apostado por la inversión decididamente. No lo hemos destinado al ahorro porque entendemos que es lo que debe hacer una administración local. Con la crisis tenemos que ajustarnos al nuevo ciclo económico.


-¿No se podía haber previsto, haber actuado para evitar una situación límite?
-Ya hemos hecho reajustes, en el presupuesto pasado y en el anterior ajustamos partidas de Gastos Corrientes que no afectaban a servicios básicos. Pero ahora hablamos de cantidades mayores. También hemos llevado a cabo actuaciones en Tussam, como subidas de tarifas, y hemos refinanciado la deuda. No hemos estado de brazos cruzados, pero eso no significa que la situación no nos afecte, lo hace como al resto de ciudades. Y tenemos que adaptarnos, no sólo en 2010, sino en los próximos tres años.


-¿Qué margen hay para recortar gastos?
-Se trabaja en todas las opciones. En el capítulo de Personal, el de Gasto Corriente y en las transferencias corrientes. En las inversiones tenemos un colchón hasta llegar al tope de endeudamiento que establece la ley. Estamos a 20 puntos, incluso si fuera necesario podríamos endeudarnos más para que salgan adelante inversiones productivas para la economía.


-¿Se recortará la plantilla?.
-No estamos por reducir la plantilla, no creo que lleguemos a ese extremo. Pero pido la colaboración de los sindicatos para que comprendan la situación delicada y que todos pongan de su parte.


-¿Y el pacto laboral encaja en este plan de ahorro?
-En la medida de las posibilidades se atenderá ese acuerdo. En el Pleno creamos 60 plazas, pero hay que cuadrar las cuentas.


-¿Y en gasto corriente? ¿Menos dietas, viajes...?
-Habrá que establecer prioridades y analizar cuáles son los gastos necesarios y cuáles los descartables. Por ejemplo en dietas, si no se ha consumido la partida del año pasado es que se puede funcionar exclusivamente con lo que se ha gastado. Recortaremos más.


-Ha hablado también de transferencias corrientes, de eso viven las fundaciones, las empresas...
-El planteamiento que se hace debe ser general, no sólo de la Corporación. Todas las empresas y organismos deben adaptarse al ciclo económico.


-¿Se suspenderá la actividad de alguna de las fundaciones?
-No hay nada descartado de antemano. Pero lo importante no es tanto un organismo, sino si el ciudadano lo va a notar o no. Queremos que los servicios que prestamos a los ciudadanos se vean lo menos afectado posibles.


-Pero a Tussam es inevitable darle más dinero.
-Sí, por eso Tussam está trabajando en sus medidas de contención. También hay un elemento tarifario que se va a abordar. Pero es fundamental la participación más activa de las administraciones en el transporte público.


-¿La subida es inevitable?
-La situación es difícil. Todos coinciden en que el 50% lo debe pagar el usuario y el 50% el Consistorio. Eso no se da, y de esos polvos vienen estos lodos. Con tarifas más altas, el déficit sería menor.


-¿Se recortarán servicios?
-El alcalde dijo que, con la situación actual, si no se reforma la financiación local puede repercutir en los servicios. Pero hay que priorizar. Hay algunos imprescindibles, y otros que afectan a más personas y que si se reducen o eliminan no afectan tanto.


-Se necesitarán recortes, pero también más ingresos, ¿va a haber medidas recaudatorias?
-Estamos trabajando para que se reduzca el fraude. Lo que no puede soportar esta ciudad es que haya una bolsa tan grande de fraude. Llevaremos a cabo medidas, e iniciativas que permitan cuadrar los datos con los del catastro. Vamos a mejorar la gestión de los impuestos. El objetivo es claro: cero prescripciones.


-Prescripción cero. ¿Eso cómo se hace?
-Por ejemplo implementando nuevas herramientas informáticas. Son muchos expedientes y papeles que tienen que estar inmaculados, porque si no, hay opciones de recursos. Optimizar los recursos es fundamental. Antes de la creación de la Agencia Tributaria teníamos un servicio de recaudación del siglo XIX.


-Pero ya el año pasado se aprobaron medidas recaudatorias, ¿todavía más?
-Sí, se creó la Agencia Tributaria. No se puede decir que el Ayuntamiento no ha hecho nada, ha hecho mucho, como crear la Agencia que ha unificado el proceso. El cambio es sustancial. Hemos optimizado recursos y recaudado más de lo previsto, y vamos a mejorar la inspección. Hemos congelado tributos y tasas al completo, pero somos absolutamente inflexibles con el fraude, más ahora que es más insolidario que nunca, cuando hay personas que pierden su empleo y servicios municipales que atienden a personas necesitadas.

  • 1