sábado, 21 septiembre 2019
20:01
, última actualización
Local

Sin candidatos en el horizonte

El PSOE-A elegirá a su candidato en primarias y a Griñán no le importaría dar el relevo

el 22 jun 2013 / 08:00 h.

TAGS:

Griñán, Zoido y Maíllo Griñán, Zoido y Maíllo Mónica Ureta / Isabel Morillo “No solo nosotros tenemos un problema de candidato; mira al resto”. Es la respuesta de un dirigente del PP andaluz cuando se le pregunta por el aspirante a la Junta en 2016. Y tiene razón. Este debate no es solo tabú entre los populares, también PSOE-A e IU tratan de espantarlo como a una mosca. Aún queda tiempo, pero por primera vez se abre la posibilidad de que ninguno de los tres líderes opte a las autonómicas. El dirigente del PP-A, Juan Ignacio Zoido, quiere pactar con los presidentes provinciales el cartel electoral antes de que acabe el año, pero esta operación “todavía no está autorizada por Génova”. Hay un ramillete de nombres que ya se están moviendo internamente. Los socialistas elegirán a su candidato por primarias y Griñán –que acaba de cumplir 67 años– no oculta que no le importaría dar el relevo. Mario Jiménez y Susana Díaz son los mejores posicionados.IU acaba de culminar el traspaso de poder interno y el timón lo ha tomado Antonio Maíllo, un perfil prometedor pero prácticamente desconocido para los andaluces. La opción de que concurra a las autonómicas está aún muy verde. Además, Diego Valderas, excoordinador de la formación, no se descarta. El PSOE andaluz se ha comprometido a elegir por primarias a su candidato. Ese compromiso, asumido directamente por su secretario general, José Antonio Griñán, da muchas pistas de por dónde respira el actual presidente de la Junta. Griñán, que ya antes de ser designado como el sucesor de Manuel Chaves decía sin tapujos que quería jubilarse, siempre responde con su edad cuando se le pregunta sobre si se presentará en 2016. Se ha especulado mucho con su marcha a Madrid y su ambición política de relevar a Alfredo Pérez Rubalcaba, pero el dirigente andaluz descarta categóricamente que su futuro político se dirija en ese camino. Quienes le conocen bien no niegan que está más cerca de dar un paso atrás que otro salto adelante. En este escenario, con muchas incógnitas por despejar en el tablero del PSOE-A, son irrefrenables las especulaciones sobre quién podría tomar el testigo. Como ocurre siempre, es un tema que provoca urticaria en la mesa de camilla de San Telmo. El compromiso de que el candidato sea elegido por primarias no es óbice para que haya ya dirigentes mejor situados que otros. En todas las quinielas aparecen Susana Díaz, actual consejera de la Presidencia y secretaria general del PSOE de Sevilla, y Mario Jiménez, el número dos del partido. Ambos desmienten que Griñán vaya a jubilarse y mucho menos que aspiren a sucederle. Entra dentro del juego. En todo caso sí es cierto que en las filas socialistas hay mucha más preocupación en estos momentos por la debilidad del PSOE que muestran las encuestas que por encontrar el rostro del próximo cartel electoral en las andaluzas. En el PP andaluz ya no hay dudas de que Zoido no será el candidato. Aceptó a regañadientes el reto de suceder precipitadamente a Javier Arenas, pero este encargo le está perjudicando en su prioridad: la Alcaldía de Sevilla. El líder popular pretende consensuar antes de que acabe el año el aspirante a la Junta para que vaya haciendo rodaje en las europeas y las municipales. Zoido seguiría siendo el presidente de la formación –se descarta por ahora un congreso extraordinario– pese a que las bicefalias nunca han funcionado. La dirección andaluza está “a la espera de que Madrid fije la hoja de ruta”, admite un miembro de la cúpula popular. La interlocutora es Dolores de Cospedal, secretaria general del PP, quien vino recientemente a Sevilla a dejar claro que el PP-A lo preside “un ganador”. “Vino a decir que mientras no se despeje el nombre del candidato, Zoido es quien manda”, aclara la misma fuente de San Fernando. Aunque los populares traten de frenar el debate del candidato, es inevitable, más aún cuando se empiezan a notar los movimientos internos de los posibles carteles electorales. Los que más opciones tienen son José Luis Sanz, secretario general del PP-A y alcalde de Tomares; José Antonio Nieto, alcalde de Córdoba; Carmen Crespo, delegada del Gobierno en Andalucía; y Juan Manuel Moreno, actual número dos del ministerio de Ana Mato. Este último, malagueño de 43 años, es el preferido de Arenas. Desde la dirección andaluza aseguran que la “opinión” del expresidente de la formación “será escuchada”. También hay bicefalia (o multicefalia) en IU. La federación de izquierdas quiere consolidar un modelo con tres cabezas visibles: en el Gobierno, con Diego Valderas como vicepresidente; en el partido, con Antonio Maíllo como nuevo coordinador, y en el Parlamento, con su portavoz José Antonio Castro. “No podemos descabezar ningún ámbito”, advierten fuentes de la federación. El candidato, que intentarán nombrar para las municipales de 2015, dependerá de muchos factores: del grado de conocimiento de Maíllo y su control interno, de cómo funcione el pacto con el PSOE en San Telmo y del escenario nacional. Valderas no se ha descartado como aspirante a las autonómicas, pero muchos le auguran un papel “clave” a nivel federal si hay posibilidades de reeditar el pacto entre socialistas e IU para desbancar al PP de La Moncloa. Hagan sus apuestas.

  • 1