viernes, 27 noviembre 2020
22:12
, última actualización
Economía

Sin comer por los impagos

Doscientos trabajadores de la empresa de albañilería Romtectabi llevan en vilo meses, pendientes de que la constructora Obrum abone los cerca de 700.000 euros que les debe. Su administrador, Damian Catalin, harto de esperar una transferencia que nunca llega, lleva cinco días en huelga de hambre en la puerta de la constructora.

el 15 sep 2009 / 21:01 h.

Doscientos trabajadores de la empresa de albañilería Romtectabi llevan en vilo meses, pendientes de que la constructora Obrum abone los cerca de 700.000 euros que les debe. Su administrador, Damian Catalin, harto de esperar una transferencia que nunca llega, lleva cinco días en huelga de hambre en la puerta de la constructora.

Ni la copiosa nevada del pasado viernes, ni el frío gélido que cae a plomo sobre Madrid este fin de semana, han minado a Catalin, que repite una y otra vez: "lo único que queremos es cobrar para poder pagar a nuestros trabajadores y a nuestros proveedores. Nosotros siempre hemos pagado". "Primero nos dijeron en Navidad, luego en Año Nuevo, después en Reyes, y ya estamos a día 11", lamenta su socio Julián Martín, que ha tenido que dejar la huelga de hambre por problemas médicos. Les acompañan un grupo de trabajadores de su empresa, una pyme dedicada a las obras de albañilería y que tenía a Obrum como uno de sus principales clientes.

Con el rostro entumecido por el frío y con un taco de pagarés devueltos en la mano, Damian Catalin explica que la deuda ya vencida supera los 700.000 euros, y que hay otros 800.000 euros que Obrum debería abonar en los próximos meses en pago por obras más recientes.

La crisis de la construcción se expande como el aceite, ya que a los empleados de Romtectabi, que siguen sin cobrar sus sueldos, se añaden los autónomos que hacían pequeños trabajos para la PYME. Transportistas que ya no tienen dinero para pagar las letras del camión o proveedores que engrosan las listas de morosos y a quienes el banco ya no les fía ni un céntimo. Desesperados, han escrito ya al presidente del Gobierno, al ministro de Economía, al de Industria, a la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Sólo Miguel Sebastián y Esperanza Aguirre han contestado, aunque sin aportar ninguna solución práctica a su crítica situación.

Por si fuera poco, denuncian que el presidente de Obrum, Javier Aldavert, se ha negado a recibirles, mientras que el resto de los responsables de la empresa o callan, o dicen que de momento, no hay dinero. Hoy, a partir de las 11:00 horas, los trabajadores de Romtectabi y sus familias se concentrarán frente a la constructora, en la calle Arturo Soria de Madrid para reclamar la deuda.

  • 1