sábado, 24 octubre 2020
20:00
, última actualización
Local

Sin rastro de la niña desaparecida en Santa Justa

La Policía Nacional está buscando a Marta del Castillo, de 17 años, rubia y de ojos verdes, a la que su familia no ve desde el sábado. Tras pasar la tarde con amigos en Triana, un chico mayor que ella la dejó a las 21.30 horas en su casa de la calle Argantonio, junto a Santa Justa, donde una vecina la vio. Foto: Javier Díaz.

el 15 sep 2009 / 21:46 h.

TAGS:

La Policía Nacional está buscando a Marta del Castillo, de 17 años, rubia y de ojos verdes, a la que su familia no ve desde el sábado. Tras pasar la tarde con amigos en Triana, un chico mayor que ella la dejó a las 21.30 horas en su casa de la calle Argantonio, junto a Santa Justa, donde una vecina la vio. Llevaba pantalón vaquero, jersey crudo, cazadora de pana negra y un pañuelo palestino rosa.

Sus compañeros del Instituto San Juan Bosco, donde estudiaba cuarto de ESO, quedaron ayer para repartir por las calles carteles con su fotografía, aunque la imagen de Marta había sido ya más que difundida: durante todo el fin de semana hubo vecinos pegando folios con su rostro, y los mensajes en las redes sociales de internet, sobre todo Tuenti y Facebook, eran imparables: decenas de miles de personas se intercambiaron los datos de la joven.

Su familia, entretanto, se desesperaba, reunida en su casa: sus hermanas pequeñas, sus abuelos, sus tíos... todos esperaban junto al teléfono, confiando en que alguien llamara para dar noticias de la joven. Javier Casanova, su tío y portavoz de la familia, ya que los padres están "destrozados", explicaba que es una chica "normal, muy dócil y que se lleva muy bien con sus padres, se lo cuenta todo con su madre", y por eso a nadie le cuadra que se haya querido escapar de casa por voluntad propia. Ni siquiera por una chiquillada, porque es "muy responsable". Nunca antes había hecho nada remotamente parecido. Además, no llevaba más de "siete o diez euros" en el bolsillo.

"Si está en cualquier sitio y tiene algún problema, que vuelva, que no va a pasarle nada", repetía su tío. La chica salió sobre las 17 horas del sábado de su casa de la calle Argantonio, 3, entre la estación ferroviaria de Santa Justa y la calle Arroyo, para pasar la tarde con sus amigos en Triana. Un joven, mayor que ella, la devolvió a su domicilio sobre las 21.30 horas en su moto. En el portal la vio una vecina, Encarni, que pensó que habría sacado a pasear al perro, porque no vio que estuviera con nadie. Le sujetó la puerta mientras ella entraba con unas bolsas, y no notó nada extraño en la joven.

A esa hora su madre ya estaba intentando localizarla, porque a las 20 horas la llamó y tenía el móvil apagado, con el contestador contectado. "Ella dice siempre dónde está, y aún así, su madre y ella se llaman varias veces durante la tarde. Por eso era tan raro que no contestara", decía Javier.

Marta, de 1,65 de altura y la mayor de tres hermanas, no salía con nadie en especial. "Al no encontrarla preguntamos a sus amigos, por si tenía alguna relación sentimental que no conociéramos, pero todos nos han dicho que no", detallaba el tío de la joven. Lo que más les preocupa es que las posibilidades de que esté con alguien conocido les parecen muy remotas, ya que en poco tiempo todos sus amigos supieron que había desaparecido: internet les permitó difundir la noticia casi al instante. Hicieron "batidas" por las zonas por las zonas de ocio que suele frecuentar, llamaron a todos los amigos que no salieron ese día por si se la habían encontrado... pero nadie la había visto después de esa noche. Aún así, Marta tiene familia en Madrid, Santander y Huelva y se investigará si ha viajado hasta estas ciudades.

A las dos de la madrugada del sábado, sus padres pusieron una denuncia ante la Policía Nacional. El grupo de Menores se ha hecho cargo de la investigación, con ayuda del grupo de Homicidios, y la Policía Local se ha llevado su foto para que la tengan todos los patrulleros de la ciudad.

  • 1