sábado, 19 septiembre 2020
04:00
, última actualización
Economía

"Soy funcionario y mileurista, pero por poco tiempo"

La anunciada reducción de en torno al 5% anunciada por el Gobierno para los empleados públicos ha caido como una losa sobre un sector, el de los funcionarios, que lleva sufriendo una disminución de su poder adquisitivo durante años. Hay casos, en que trás casi 20 años de profesión, la nómina se reduciría a menos de mil euros.

el 12 may 2010 / 13:36 h.

El reciente anuncio hecho por el Gobierno de rebajar el sueldo de los funcionarios es una medida inesperada que está causando crispación entre los numerosos de afectados de toda España y por supuesto de Sevilla.

A primera hora de la mañana muchos de los funcionarios sevillanos ni siquiera se atrevían a manifestarse o lo hacían incrédulos, pues reconocían que aún "no tenemos constancia oficial de la medida y sólo nos hemos enterado a través de la radio", según declaraba un funcionario anónimo a las puertas de su trabajo, en la sede que en el Instituto Nacional de la Seguridad Social comparte con el Ministerio de Trabajo e Inmigración en la Calle San Juan de Ribera, frente al Parlamento de Andalucía.

La mayoría de los empleados públicos de este enclave no querían manifestar abiertamente su descontento, a pesar de mostrar gran crispación ante el recorte salarial anunciado por el Gobierno. Pero a pesar de ello, había quien se tomaba la propuesta con cierta resignación e ironía, y apuntaban como "pronto nos quitarán también los descansos para fumar, y no les hará falta ninguna ley para hacerlo. Simplemente es una medida que tendremos que adoptar nosotros mismos para poder superar este revés en nuestra economía".

Algunos casos concretos entre los millones de afectados

Los que si se han manifestado en contra de esta medida lo han hecho de manera elocuente. Es el caso de Fernando Campelo, un gallego que lleva 2 años trabajando como funcionario en este edificio oficial en Sevilla y que ve la medida como "algo horrible, pues siempre se ataca a los funcionarios" y considera que la iniciativa es injusta pues "una reducción del 5% es muy elevada para nosotros, que llevamos años con el sueldo congelado, y que ahora más que nunca vamos a tener problemas para poder pagar el piso o llegar a fin de mes".

Según relata Fernando, su poder adquisitivo se ha visto reducido este año a pesar del aumento en su nómina de un 0'3% pero que afectada con la subida de los impuestos los limita económicamente, y esta reducción tan brusca tiene "a la gente muy cabreada". "A nadie han gustado las medidas, sobre todo a la gente que lleva mucho tiempo trabajando y que nota como su poder adquisitivo es cada vez menor".

Este es el caso de Loli García Tapia, una sevillana que tras casi 40 años como funcionaria de carrera se muestra "descontenta y nerviosa" ante la medida, y denuncia como "todos los gobiernos han tenido en el punto de mira a los funcionarios", al tiempo que apunta como los funcionarios "nunca nos hemos beneficiado de subidas salariales como cualquier otro trabajador o incluso los pensionistas" y "mucha gente se sorprendería al ver nuestras nóminas y el sueldo que ganamos, sobre todo en mi caso en que llevo 37 años en la misma empresa" Loli además se lamenta de la "mala fama de los funcionarios, que al parecer ganamos más de lo que nos merecemos, cosa que es un error".

En este mismo sentido se pronunciaba Pilar Fernández, funcionaria y delegada provincial del INSS en Sevilla quien apunta que "es verdad que tenemos nuestro sueldo fijo y nuestro puesto asegurado, que nos hemos ganado a pulso y entendemos que para poder trabajar y poder atender al público tal y como merece necesitamos trabajar en condiciones equiparables a los demás y que no se nos machaque desde fuera, pues trabajamos para un público que tenemos en contra en el 90% de los casos".

Y es que Pilar reconoce que en ciertos sentidos los funcionarios son "unos privilegiados, pero lo que la gente desconoce es que llevamos unos 15 años con los sueldos congelados, perdiendo cada vez más poder adquisitivo y con unas economías muy muy justitas"

Y a esto se le une ahora un recorte medio del 5% que en casos como el suyo se realizará sobre una nómina mensual que tras más de 20 años en la administración asciende a 1.200 euros. Es un caso muy similar al de Cristóbal Rodríguez, delegado de prevención en el INSS que lleva trabajando en la administración pública desde el 1992 y que ve ahora como su remuneración de 1.084 euros actuales se podría ver reducida considerablemente con esta medida hasta el punto de que le supondría "dar un paso atrás de varios años, pues vamos a pasar a cobrar casi lo mismo que cuando empezamos a trabajar".

La posible reacción de los sindicatos

Para todos ha sido una medida imprevista y no esperada. Así lo ha manifestado Isidoro Ocaña, presidente provincial en Sevilla de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) que considera la medida como "muy grave" y "totalmente inesperada" pues asegura que "tras las negociaciones mantenidas con el Gobierno en Septiembre de 2009 sobre un plan de medidas de contención ante la crisis llegamos a acuerdos que no se han cumplido". De este modo ha querido hacer público "el gran descontento de los funcionarios" y "las mentiras con que Zapatero ha roto unilateralmente el acuerdo suscrito en Septiembre".

Es por ello que, según Ocaña, "el Consejo Sindical nacional se encuentra reunido en estos momentos en Madrid trabajando y estudiando la toma de posibles medidas". Por su parte, los miembros del sindicato mayoritario de los funcionarios en Sevilla, se manifiestan explícitamente desde su Web , no descartando ir a la huelga.

 

  • 1