martes, 10 diciembre 2019
18:00
, última actualización
Deportes

Tremp llora la pérdida de Miki Roqué

El Estadio Municipal de Pedrasanta será reinaugurado con su nombre y hoy los deportistas de la localidad harán una cadena humana desde el tanatorio hasta la iglesia.

el 25 jun 2012 / 21:24 h.

Gordillo, Bosch, Millán, Calero y Mel, a la salida del tanatorio.

Tremp es una localidad de la comarca del Pallars Jussá de apenas 7.000 habitantes. En sus calles correteó Miki Roqué hasta que, en edad infantil, fichó por el modesto Algar. Sus prestaciones propiciaron que un ojeador del Lleida se fijara en un zaguero escuálido pero con una excelente anticipación que, ya en cadete, enamoró a los cazatalentos del Liverpool inglés, con el que debutó en la Liga de Campeones.

Miki emigró a Inglaterra con 17 años, acelerando una madurez que, cuentan, siempre fue precoz. "Tenía algo especial desde niño", confesó ayer entre lágrimas en los micrófonos de COM Ràdio el concejal de deportes de su localidad natal e íntimo amigo desde la infancia, Miguel Farré. 

Su madre, Olga Farrero, nació en La Pobla de Segur, una localidad situada a escasos 13 kilómetros de Tremp y que abandonó para formar junto a su marido una familia de cuatro miembros de la que Miki era el pequeño. Su hermana mayor, Olga, estaba ayer abatida en el tanatorio de Tremp. Su pueblo amaneció totalmente consternado por la noticia.

El alcalde, el socialista Víctor Orrit, viajó a Barcelona para acompañar a sus padres en el Hospital Dexeus, donde se trató hasta el último momento de un cáncer de pelvis que no fue capaz de superar. "Hace unos días estaba hablando de volver al fútbol y de comprarse un nuevo coche. Era puro optimismo", acertaba a decir emocionado el propio Farré.

El Ayuntamiento de Tremp se ha movilizado y su regidor ya ha informado a la familia que en el próximo pleno propondrá reinaugurar el Estadio Municipal de Pedrasanta con el nombre de Miki Roqué. Mientras, los aficionados se han organizado de manera espontánea para dar el último adiós al malogrado zaguero.

A primera hora de la tarde, y antes incluso de que el féretro con el cuerpo del jugador llegase a su localidad natal, una pancarta lucía en la entrada principal del recinto municipal. "Miki Roqué. Todos estamos contigo", decía.

Sin embargo, hoy se vivirán los actos más emotivos. A la misa en su memoria, que se celebrará en la Iglesia de Santa María de Valldeflors, acudirá una representación del Betis -Pepe Mel, Miguel Guillén, Rafael Gordillo, José Antonio Bosch, Tomás Calero y José Millán, jefe de los servicios médicos- que ayer tarde ya consoló a la familia en el propio tanatorio, y los responsables del deporte de la localidad, además de algunos directivos de Barça, Espanyol, UE Lleida o la Real Sociedad, entre otros.

Según aseguró a El Correo Josep María Ferrer, presidente del FC Tremp, los deportistas del pueblo enlazarán sus manos para formar una cadena humana que irá desde el tanatorio en el que ha sido velado el féretro hasta la iglesia. "Es el homenaje más bonito que podemos darle", indicó Ferrer. El gesto sencillo de un lugar que llora sin consuelo a uno de sus hijos más ilustres. El chico que hizo el petate para no volver jamás.

 

  • 1