lunes, 14 octubre 2019
15:59
, última actualización
Local

Un hombre mata a su pareja en Los Pajaritos y luego se tira por la ventana desde un cuarto piso

Una mujer de 29 años, identificada como Cristina M.R., falleció hoy presuntamente a manos de su compañero sentimental, Pedro C.M., de 28 años, quien tras cometer el crimen con un arma blanca se tiró por la ventana de su domicilio.

el 15 sep 2009 / 22:26 h.

TAGS:

Agencias / EFE

Una mujer de 29 años, identificada como Cristina M.R., falleció hoy presuntamente a manos de su compañero sentimental, Pedro C.M., de 28 años, quien tras cometer el crimen con un arma blanca se tiró por la ventana de su domicilio de la calle Cigüeña de la capital hispalense, en la barriada de Los Pajaritos, desde donde ha tenido que ser trasladado al hospital Virgen del Rocío con múltiples traumatismos. La joven llevaba muerta entre 14 y 20 horas cuando éste decidió arrojarse al vacío.

Fuentes policiales, del 112 y del 061 confirmaron a Europa Press que los hechos ocurrieron en torno a las 15,45 horas en una vivienda de una cuarta planta del número 46 de la citada calle. Según las primeras informaciones, el herido llamó al 112 para alertar de que había cometido un crimen y, al poco tiempo, el mismo teléfono de emergencias recibió una nueva llamada de un vecino en la que ponía de manifiesto que un varón se había lanzado por una ventana.

Hasta el lugar de los hechos se desplazaron de inmediato agentes del Cuerpo Nacional de Policía y efectivos sanitarios del 061, que certificaron la muerte de la mujer y trasladaron al herido al Virgen del Rocío, donde se encuentra ingresado con fractura de fémur y tibia, según confirmaron fuentes hospitalarias, que añadieron que al paciente se le están practicando distintas pruebas para aclarar si el sujeto tiene traumatismo torácico y abdominal, que determinará si el individuo tiene que ser intervenido quirúrgicamente.

El caso ha quedado en manos del Grupo de Homicidios del Cuerpo Nacional de Policía, si bien la Policía Científica se encuentra en el lugar de los hechos recabando datos que sirvan para esclarecer el suceso.

Por su parte, algunos vecinos explicaron que la pareja tenía dos hijos de corta edad y que la calle Cigüeña se encuentra cerrada al tráfico rodado para permitir las operaciones policiales.

Denunciado en una ocasión. Fuentes judiciales consultadas por Europa Press aclararon que la víctima habría formulado una sola denuncia contra contra Pedro C.M., concretamente el 23 de junio de 2008, cuando solicitó la imposición de una orden de alejamiento para luego comparecer ante el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número uno de Sevilla y renunciar tanto a estas medidas cautelares como a declarar contra su esposo y posterior verdugo.

Así pues, según estas fuentes sería una sola y no dos las denuncias por violencia en el ámbito familiar formuladas por Cristina M.R., si bien luego habría quedado constancia de la llegada del parte de lesiones.

El cadáver de Cristina M.R. presenta múltiples heridas de arma blanca, por lo que una autopsia debe esclarecer cuál de las lesiones ocasionó su muerte o si quizá muriera por pérdida de sangre.

Sin discusiones. Los vecinos del entorno de la calle Cigüeña aseguraron que en la vivienda en la que residía este matrimonio no se escuchaba "ninguna discusión" que levantara sospechas en cuanto a malos tratos, señalando que la fallecida, Cristina M.R. era "muy buena persona".

En declaraciones a los periodistas en la propia calle Cigüeña, una de las vecinas relató que se encontraba en su hogar "viendo la televisión cuando" su hija "me dijo que un hombre se había tirado por la ventana y cuando me asomé, lo vi boca abajo en el suelo y parecía que movía un brazo", según su narración. En ese sentido, destacó la "sorpresa" reinante entre el colectivo de vecinos, porque "nunca" escucharon discusiones de este matrimonio. "Se les veía un matrimonio normal", dijo.

"Nos hemos quedado sin palabras, no sabía que sufría malos tratos, porque se les veía una relación normal, pero dentro de casa nunca se sabe... Menos mal que lo niños no estaban dentro de la casa", explicó en alusión a los hijos de uno y seis años que deja Cristina M.R.

Por su parte, otra de las vecinas explicaba consternada que la víctima, de 29 años de edad, era "una muchacha muy buena", opinión que a su lado compartía otro vecino de una vivienda cercana a la que habitaban la víctima y Pedro C.M. Por último, otra de las vecinas explicó que cuando se percató de lo ocurrido, se asomó por la ventana y vio al supuesto autor del crimen yaciendo en el suelo "con las piernas rotas y ensangrentado de cintura para abajo". "Estaba vivo porque a mí me miró", relataba a los periodistas.

Concentración de condena. El Ayuntamiento de Sevilla ha afirmado que no tiene constancia de que Cristina M.R. pidiera ayuda a los servicios municipales de atención a las mujeres, y ha convocado a una concentración en repulsa por este asesinato.

La administración municipal "anima a todas las mujeres que sufran cualquier tipo de violencia machista" a que acudan a los once Puntos de Información de la Mujer que tiene por los distritos de la ciudad, donde encontrarán ayuda jurídica, social y psicológica.

En un comunicado el Ayuntamiento señala que "todas las administraciones nos sentimos responsables de esta situación e instamos a todos los ciudadanos a que se impliquen con el gobierno municipal, autonómico y central para terminar de una vez por todas con este modelo social en el que algunos hombres aún en pleno siglo XXI ejercen su violencia contra las mujeres".

Tras recordar que desde hace dos años no se producía en Sevilla una muerte por violencia machista, el Ayuntamiento se suma a la convocatoria realizada por la asociación de mujeres pertenecientes al Consejo Municipal de la Mujer, que tendrá lugar mañana a las 18 horas en la Plaza Nueva.

Lo ocurrido, según el Ayuntamiento de Sevilla, es "un execrable y nuevo ejemplo de la violencia contra las mujeres", y resalta que se trata de un caso "especialmente dramático" por la juventud de la víctima.

  • 1