martes, 22 octubre 2019
22:03
, última actualización
Local

Un rebelde bajo la toga

Un juez polémico y rebelde que va "a pecho descubierto". Así fue definido ayer el conocido magistrado Francisco Serrano en la presentación de su libro Un divorcio sin traumas (Almuzara), que acaba de ser publicado, pero que ya está dando que hablar por las afirmaciones de Serrano.

el 15 sep 2009 / 22:35 h.

TAGS:

Un juez polémico y rebelde que va "a pecho descubierto". Así fue definido ayer el conocido magistrado Francisco Serrano en la presentación de su libro Un divorcio sin traumas (Almuzara), que acaba de ser publicado, pero que ya está dando que hablar por las afirmaciones de Serrano.

"Levantar el debate profundo es difícil", decía ayer al inicio de su presentación presidente de la editorial Almuzara, Manuel Pimentel, para quien el juez de Familia Francisco Serrano "lo consigue", alabando su "valentías". Sin embargo, Pimentel dijo no entender la polémica suscitada a raíz de la publicación de Un divorcio sin traumas, cuando "se dice las cosas con sentido común".

El libro de Serrano no ha dejado indiferente a nadie por sus controvertidas críticas a la Ley Integral de Violencia, que ayer volvió a reiterar en el salón Guadalquivir del Hotel Macarena, donde se presentó el libro entre numerosos abogados y amigos. Serrano lamentó que "se legisle a golpe mediático" y que no se indague en "el qué y el porqué" de los malos tratos, lo que provocará que "siga habiendo mujeres maltratadas". Sin embargo, afirmó que sólo "seguimos lamentando cadáveres, esperando que llegue el próximo sin actuar".

El magistrado aseguró que "la ley parte de que en la relación de pareja la mujer es inferior", una generalización que "es mala", pues incluye a todos los hombres, "como dijo una hembrista o feminista talibán -término acuñado por el juez en su libro para las feministas radicales- en un programa de televisión, asegurando que en España hay 22 millones de maltratadores en potencia". Por eso, Serrano, que incluso ha sido criticado por el PSOE nacional, pide que "se denuncie cuando se produzca una situación real de maltrato y no que éste se confunda con "situaciones puntuales de conflictos" entre parejas, mientras que las "víctimas de verdad" no se atreven a interponer denuncias.

El magistrado dedicó gran parte de sus palabras a los menores, a los que denominó "las víctimas inocentes colaterales" de los conflictos de parejas, entre ellos los divorcios conflictivos. Por eso, abogó por la mediación familiar para evitar los enfrentamientos judiciales. Una apuesta a la que también se sumó el presidente de la Audiencia Provincial de Sevilla, Damián Álvarez, quien junto con el director de El Correo de Andalucía, Antonio Hernández-Rodicio, realizaron la presentación del libro de Serrano. De hecho, Álvarez dijo que, pese a la aprobación de la Ley andaluza de Mediación Familiar, echa de menos "una ley estatal y también de parejas de hecho".

Álvarez, que conoce bien a Serrano, pues fue su preparador en las oposiciones, también abogó por una mayor protección de los menores y por una reforma de la jurisdicción de Familia. El presidente de la Audiencia concluyó su intervención definiendo a Serrano como "un juez vocacional, polémico, rebelde, inquieto, renacentista y a veces mediático".

Por su parte, Hernández-Rodicio alabó la capacidad del juez Serrano -"marca reconocible", dijo- para defender "decisiones difíciles" como el caso Iván y Sara, aunque también recordó que fue "alabado por un pueblo" con el caso de la niña de Benamaurel. El director de este periódico también reconoció el trabajo de Serrano como colaborador de El Correo, pues "sus artículos no dejan indiferente a nadie".

  • 1