miércoles, 16 octubre 2019
02:27
, última actualización
Deportes

Una faena redonda del Caja

El Cajasol logró el domingo un triunfo muy importante en Illumbe ante el Bruesa GBC para soñar con la salvación en un partido con muchos altibajos de ambos conjuntos. Los de Pedro Martínez enlazan por primera vez en lo que va de temporada dos triunfos consecutivos y se colocan a una victoria del terceto que le precede.

el 15 sep 2009 / 22:02 h.

Mikel Oroz

El Cajasol logró el domingo un triunfo muy importante en Illumbe ante el Bruesa GBC para soñar con la salvación en un partido con muchos altibajos de ambos conjuntos. Los de Pedro Martínez enlazan por primera vez en lo que va de temporada dos triunfos consecutivos y se colocan a una victoria del terceto que le precede.

El partido comenzó con un conjunto local frío por la falta de intensidad en defensa y la poca capacidad reboteadora, circunstancias que permitieron a los sevillanos finalizar el primer acto con doce puntos de ventaja (13-25), un colchón clave para el resto del encuentro. En los primeros compases del segundo cuarto, los hombres de Pablo Laso ofrecían pocos síntomas de recuperación con numerosos intentos desde la línea de 6,25 metros poco fructíferos, pero en el tramo final se vieron beneficiados del aumento de ritmo en el juego.

A pesar de todo, el Bruesa GBC volvió a demostrar que le cuesta muchísimo darle la vuelta a marcadores adversos y no debe descuidar la defensa en los inicios de los choques porque hasta el colista en la tabla clasificatoria le puede hacer pasar por grandes apuros (32-38).

Tras el descanso, la película de los terceros cuartos se repitió con un Bruesa GBC con gran celeridad, ya que sin llegar a consumir ni siquiera dos minutos los donostiarras ya se habían puesto por delante en el luminoso de la plaza de toros de Illumbe. A partir de ahí, el partido fue muy disputado y los jugadores imprimieron mucha velocidad al juego con bastantes errores de ambos conjuntos tanto en defensa como en ataque aunque, por lo menos, resultó vistoso para el espectador (53-54).

Las cosas comenzaron bien para los hombres de Pablo Laso en el último acto y, de hecho, se pusieron por delante en el marcador pero, en los momentos buenos de los sevillanos, el equipo de San Sebastián se precipitó al intentar mantenerse con opciones dentro del partido siempre desde la línea de tres puntos, donde cavaron al final su propia tumba con un pírrico 22% de acierto (5 de 22, doce tiros desde esa línea más que el Caja, que acertó cinco de sus diez intentos triples).

Todos los intentos de los locales de sumar puntos de tres en tres fueron en vano y el Cajasol, más centrado y con las ideas un poco más claras en ataque, aprovechó para coger un colchón de puntos de entre seis y ocho con una buena actuación de su jugador más sólido, el estadounidense Caner-Medley, que sirvió a los de Pedro Martínez para ganar su segundo enfrentamiento consecutivo, además de arrebatarle al Bruesa la diferencia particular, puesto que los guipuzcoanos ganaron en Sevilla por 71-77. Una doble victoria que puede ser clave.

  • 1