domingo, 02 agosto 2020
13:36
, última actualización
Economía

Vacunas en busca de farmacia

La empresa Vaxdyn desarrolla patentes de vacunas y anticuerpos descubiertas por sus socios para que puedan ser comercializadas.

el 18 feb 2014 / 22:36 h.

Sevilla 18 02 2014: Empresa de Vacunas VaxdynFOTO:J.M.PAISANOPara que las vacunas descubiertas en los laboratorios del Virgen del Rocío y la Universidad de Sevilla lleguen a las grandes farmacéuticas y éstas puedan comercializarlas, tres investigadores de Sevilla han fundado una empresa, Vaxdyn, que se encarga de que el conocimiento se convierta en medicina. En concreto, vacunas y anticuerpos contra las bacterias llamadas multirresistentes, las que son inmunes a todos los antibióticos conocidos y, por lo tanto, casi imposibles de tratar. Este tipo de empresa, muy habitual en otros países, está poco desarrollado en España pero tiene una razón de ser: lo que los laboratorios públicos investigan hasta convertir en patentes se quedaría ahí si nadie recogiese ese descubrimiento para convertirlo en un producto, porque los hospitales y las universidades no tienen esa función entre sus cometidos. «Lo que hacemos es desarrollar esos conocimientos para ponerlos en valor», explica Juan José Infante, director ejecutivo de Vaxdyn. El problema, como en muchos otros negocios a medio y largo plazo, es la financiación. El germen de esta biotecnológica son las investigaciones que desarrollaron durante una década en el Área de Enfermedades Infecciosas e Inmunología del Instituto de Biomedicina de Sevilla –Ibis– sus tres socios fundadores, los doctores Jerónimo Pachón, Pilar Pérez y Michael McConnell. El fruto fueron dos patentes para vacunas contra dos de las bacterias más frecuentes en las unidades de cuidados intensivos de los hospitales, en concreto Acinetobacter baumannii y Pseudomonas aeruginosa, «que afectan a un elevado número de pacientes y que en muchos casos tienen una mortalidad muy elevada, hasta del 60 por ciento, lo que hace que un enfermo fallezca no por la enfermedad por la que ingresó, sino por una bacteria adquirida en el mismo hospital», explica Infante. Su tratamiento es muy difícil por ser resistentes a todos los antibióticos, y provocan, en el mejor de los casos, «que los ingresos hospitalarios se alarguen generando enormes gastos a la sanidad». Por ello, desarrollar vacunas para medicar a quienes vayan a ser ingresados –pacientes con operaciones programadas, colectivos de riesgo como el Ejército– sería una forma muy efectiva de reducir esas infecciones. Vaxdyn, fundada en 2011, adquirió los derechos de estas dos patentes (VXD-001 y VXD-002) para su desarrollo inicial, hasta la fase preclínica –con ensayos en modelos animales– y clínica en fase 1 –primera etapa de ensayos en humanos–. «No podemos desarrollarlas del todo porque es muy caro», explica Infante. «Nuestros clientes son grandes laboratorios farmacéuticos que, al adquirirlas, pueden finalizar su desarrollo y comercializarlas». La empresa ha comprado la licencia de otra patente, la VXD-003, un «anticuerpo monoclonal humanizado», es decir, una forma de combatir la infección de Acinetobacter baumannii una vez que se ha producido: como ya no se puede vacunar, se intentan imitar los mecanismos inmunológicos humanos para la cura. Hasta ahora, Vaxdyn ha logrado financiación para desarrollar su primera vacuna, la VXD-001, que espera tener lista a finales de 2015 –la VXD-002 le seguiría un año después–. Son entre 1,5 y 2 millones de euros conseguidos con un 5 por ciento de aportaciones de los socios, un 35 por ciento de subvenciones a fondo perdido y un 60 por ciento, de préstamos a bajo interés procedentes de fondos europeos. Entre sus planes está la alianza con otras empresas a cambio de futuros royalties y probablemente ampliar capital con nuevos socios en 2014. Hay ya dos farmacéuticas interesadas en el primer producto, «que nos marcan qué desarrollo quieren ver para convencerse de que puede ser rentable». Porque sus objetivos están «muy enfocados a lo que pide el mercado, a que luego se puedan vender, que en la mayoría de los casos significa que los demande la sanidad pública». En el caso de la primera bacteria, que produce neumonías e infecciones sanguíneas con altos índices de mortalidad, el laboratorio estima que están en riesgo de infección 9 millones de pacientes al año en Europa y EE.UU., lo que supone «un mercado potencial de 700 millones de euros al año». INGRESOS. El laboratorio, que tiene a dos investigadores contratados y trabaja en las instalaciones del Ibis a cambio de un canon, obtiene además ingresos estables realizando servicios de ensayo preclínico –lo mismo que hacen ellos con sus propias patentes– para otras empresas o laboratorios. Los responsables de Vaxdyn ven este modelo de colaboración público-privada como un modo de que su labor dé frutos: «Lo ideal es que lo que tú investigas en el laboratorio llegue a la sociedad, que sirva a la gente», defiende la doctora Pilar Pérez.

  • 1