miércoles, 25 noviembre 2020
17:59
, última actualización

Valderas vira la economía a la izquierda y anuncia una ley para la mayoría social

La nueva norma nacerá de un gran acuerdo y se apoyará en la labor de cooperativas,autónomos y pymes para crear empleo

el 10 mar 2014 / 11:06 h.

El vicepresidente de la Junta, Diego Valderas, en los Desayunos de Europa PressEl vicepresidente de la Junta, Diego Valderas, quiso dejar claro ayer que IU tiene mucho que decir en el nuevo modelo productivo que pretende impulsar el Gobierno andaluz, un cambio que los socios del PSOE en San Telmo no quieren contemplar desde la barrera. Valderas anunció una nueva ley de economía social «ampliada», que nacerá fruto de un gran acuerdo socioeconómico –esquivó el término concertación– y que se apoyará en las cooperativas, pymes y autónomos para conseguir que en Andalucía haya empleo y un reparto «más justo de la riqueza». La música suena muy distinta a la partitura que ha escrito la presidenta de la Junta, Susana Díaz, para luchar contra el paro y que pasa, en parte, por rescatar el ladrillo. En un desayuno informativo organizado por Europa Press y la Fundación Cajasol, Valderas evitó hacer una enmienda a la totalidad a la estrategia económica de la presidenta socialista pero sí cuestionó algunas cosas. «Tenemos que cuestionar todo lo que hemos venido haciendo hasta ahora», señaló. Eludió criticar la apuesta por resucitar la construcción –dijo que no hay que olvidarse de los sectores tradicionales– pero sí mostró sus reticencias a las fotos de Susana Díaz con los peces gordos de las principales empresas del país. A su juicio, está «bien» que las multinacionales vengan a Andalucía a invertir, pero siempre «diferenciando quién tiene raíces en el territorio y quién no». En otro momento de su conferencia recordó que el «éxito del Íbex 35 no es el de todos» y que el Gobierno andaluz tiene que estar con la mayoría social «sin miedo y sin ambages». «Hay que gestionar sabiendo que uno no siempre va a estar en el Gobierno», señaló. Su propuesta estrella, la nueva ley de economía social «ampliada», que cosechó el aplauso del sector, es aún muy difusa. El vicepresidente concretó muy poco, solo el ideario: «Se trata de atraer riqueza, de generar oportunidades, de fomentar el crecimiento empresarial, pero se trata sobre todo de reparto, de preguntarnos cómo se redistribuye la riqueza, cómo echa raíces aquí, cómo se reparte en Andalucía y cómo sirve ese capital productivo a los intereses de la gente», explicó. El objetivo de la futura norma, para la que no hay plazo, es lograr «una manera distinta de interpretar el papel del sector cooperativo, las pymes, los autónomos y la gran empresa», para lo que consideró necesario un «gran acuerdo por Andalucía» y una «nueva lectura del papel del ahorro andaluz». Ahí enmarcó una de las medidas que IU considera irrenunciable en el pacto de Gobierno: la banca pública. Cuando sea una realidad (no antes de 2015), Valderas aseguró que él será el «primero de la fila» en contribuir con su dinero. El vicepresidente estuvo arropado por cinco consejeros –cuatro de ellos socialistas–, el secretario de Organización y la presidenta del PSOE-A, Juan Cornejo y Micaela Navarro; el coordinador de IU, Antonio Maíllo; los dirigentes de CCOO, Francisco Carbonero, y UGT, Carmen Castilla; y el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Javier González de Lara. Ante todos ellos reconoció que la Junta necesita «más velocidad en la acción de gobierno», porque «vamos lentos» y «las demandas de la sociedad van más rápidas». «Hay que imprimir más ritmo al trámite legislativo», admitió. PSOE e IU únicamente han enviado al Parlamento la primera de las 28 leyes del acuerdo de Gobierno: la Ley de Transparencia Pública. Hoy la Junta dará luz ver al inicio de la tramitación del anteproyecto de Ley de Memoria Democrática. Adelanto electoral. Sobre la posibilidad de que la presidenta adelante las autonómicas, Valderas se mostró convencido de que, si esto ocurriese, esa decisión se tomaría «de común acuerdo con las dos fuerzas políticas» y comparó ese escenario al de una pareja que decide separarse. No obstante, insistió en que PSOE e IU tienen «voluntad» y de agotar el mandato. En caso de adelantarse las elecciones, a IU le pillaría sin candidato. Preguntado por si el coordinador regional, Antonio Maíllo, es el mejor cartel para aspirar a la Junta, el exlíder de IU esquivó pronunciarse claramente –«una vez lo hice y me llamaron al orden», recordó– pero cerró filas con Maíllo y calificó de «muy buena» su labor como líder. En la próxima cita con las urnas, las europeas del 25 de mayo, Valderas auguró un «importante crecimiento» de IU. El vicepresidente tocó temas como Cataluña o la financiación y volvió a arremeter contra la jueza de los ERE, Mercedes Alaya, a la que le afeó que haya señalado a los parlamentarios como «personas de las que el pueblo no se puede fiar».

  • 1