domingo, 27 septiembre 2020
10:38
, última actualización
Deportes

Vaya jornadita

Suenan tambores y palmas cuando Sevilla y Betis ponen en riesgo sus objetivos.

el 19 mar 2012 / 09:41 h.

Cinco goles en contra, cero a favor, es el pésimo balance del fútbol sevillano en la jornada del sábado. El FC Barcelona pasó como una apisonadora en el primer tiempo sobre el Sevilla (0-2) y el Betis en Vallecas hizo uno de sus peores partidos de la temporada. Estuvo a merced de los vallecanos en juego y marcador (3-0). Desolador panorama si miramos la clasificación. Los dos en situación preocupante de cara a sus objetivos cuando la primavera está a 48 horas y en el horizonte suenan tambores y palmas por sevillanas. Ya saben que fiesta y fútbol no casan para nada en esta incomparable Sevilla de primavera.

De otra liga. Queda muy lejano el Sevilla-Barcelona del sábado. Decidió el espectacular primer tiempo del Barça y la diferencia que hay entre los de Guardiola y cualquier otro equipo de la liga que no sea el Real Madrid. Las espectaculares intervenciones de Palop evitaron mayor número de goles, igual que los desmedidos fallos de Manu del Moral y Kanouté propiciaron que los de Míchel no se acercaran en el marcador. La teoría de la botella. Cada cual según sus intereses la ve medio llena o medio vacía. El Barça de hoy no está a la altura de los mortales. En el banquete del fútbol se sientan dos (R. Madrid y Barcelona) y los demás miran y esperan sus migajas.

Una semana clave tras el fiasco. El Betis se olvida muchas, muchísimas veces, que jugar bien y perder ante los grandes solo sirve para los elogios de la prensa foránea. Tanto azúcar recibido tras la derrota ante el Real Madrid es indigesta porque cuando llega la realidad, partido en Vallecas, los jugadores de Mel se han olvidado de aquellas virtudes y su conformismo y falta de competitividad les lleva a rozar el ridículo cayendo ampliamente derrotados. Hay dos partidos claves esta semana en casa. Los puntos de Espanyol y Racing son cruciales para estar tranquilos de cara a la recta final de liga. Jugar bien, recibir innumerables elogios es muy bonito, pero recuerden Mel y sus futbolistas que la entidad que representan tiene hipotecado su futuro a la permanencia en Primera División. Lo demás será bien recibido por los que mandan y los que pagan cuando el equipo haya hecho los puntos necesarios que garantizan un año más jugar en la competición en la que el club tiene depositados todos sus sentidos.

  • 1