lunes, 30 marzo 2020
08:57
, última actualización
Local

Zoido afronta el Debate del Estado de la Ciudad con deberes por hacer

El alcalde prometió en el anterior debate iniciativas que no se han materializado. El plan de empleo, Los Pajaritos, Ikea o El Prado, entre los proyectos por cumplir.

el 19 jul 2013 / 00:15 h.

TAGS:

zoido-cuadradaEl alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, se someterá hoy al segundo examen bajo la denominación de Debate del Estado de la Ciudad, un formato que el PP implantó para evaluar la gestión del Gobierno. La primera intentona, celebrada en junio de 2012, se limitó a cruces de reproches políticos, poco análisis y propuestas que, a la larga, no cumplieron las expectativas iniciales. En aquel debate, el alcalde, que intervino una vez y sin derecho a réplica, dibujó una hoja de ruta fijada en cinco oportunidades con proyectos que de momento no han cuajado como un plan de empleo propio –apoyado en un programa de formación en sectores como hostelería, turismo o patrimonio o la redacción de un Plan Director de Economía y Empleo–, la adaptación para uso turístico de la estación del Prado, un plan de choque antigorrillas o la creación de la Policía de Barrio. A su favor, figura el cumplimiento de la ampliación del carril-bus o la renovación del servicio de limpieza. En esa carta para el curso que hoy acaba también incluía siete acciones prioritarias, algunas de las cuales continúan en el laberinto de la tramitación como la Zona Franca –a la espera de la respuesta de Madrid–, o la firma del convenio con el Ministerio de Fomento para desarrollar de la SE-35 que permita la llegada de Ikea. También citó el desarrollo de Palmas Altas, Cartuja y Altadis, así como la apuesta por la Ciudad de la Imagen, de la que hace pocas semanas se notificó el desembarco, a final de año, de McDonalds y Costco y a la espera de más iniciativas. Hasta figuraba en sus objetivos la rehabilitación de Los Pajaritos y el traslado de 96 familias al edificio puente, cuestión que no sólo no se ha producido sino que el proyecto ha sufrido un recorte drástico de 250.000 euros proyectados en los presupuestos a 15.000 euros, para destinar esa partida a obras en barrios de la ciudad. A este bagaje se suma incluso la no consecución de una propósito que se marcó el alcalde, pero del que no es único responsable: el de trabajar de manera conjunta Gobierno y oposición para “juntos tomarse en serio los problemas de Sevilla”. Tal deseo, lejos de cuajar, está en las antípodas de la realidad, con un alejamiento entre los actuales gestores de los designios de la Plaza Nueva y los partidos de la oposición (PSOE e IU). Ya se percibió ayer en la previa. El portavoz del PSOE, Juan Espadas, endureció su discurso y, aunque sigue planteando propuestas –como una agenda de urgencias para los barrios–, le reprochará a Zoido “sus fallos en empleo y vivienda” y su “ausencia de crítica a las medidas” de Mariano Rajoy que afectan a la ciudad. “El alcalde no está exclusivamente para repartir besos y abrazos, debe conocer los problemas y resolverlos”, señaló. El portavoz de IU, Antonio Rodrigo Torrijos, no se quedó rezagado señalando que hay “parámetros objetivos de que la ciudad no está mejor que hace dos años en empleo, vivienda” y criticando un modelo de debate “que no permite consensuar propuesta. Frente a ello, el PP que, a través de su portavoz, Juan Bueno, que critica a la oposición “por querer desviar la atención con críticas en vez de apoyar” lo “conseguido por el Gobierno en estos dos años”. Un discurso que también mantiene el alcalde, que afronta “tranquilo” ante el debate porque su equipo “ha hecho muchas cosas”.

  • 1