jueves, 05 diciembre 2019
18:31
, última actualización
Local

Zoido no pidió la obligada autorización del Consistorio para los cobros del PP

Como alcalde y antes como concejal, tendría que haber comunicado su retribución no pública al Pleno. Espadas amplía su petición de explicaciones y pregunta si otros miembros del equipo recibieron dinero adicional.

el 08 jun 2013 / 00:00 h.

TAGS:

  Zoido y Maximiliano Vílchez, presentaron ayer el proyecto de reurbanización de la calle Almirante Lobo. / E. P. Zoido y Maximiliano Vílchez, presentaron ayer el proyecto de reurbanización de la calle Almirante Lobo. / E. P. Tanto en su etapa como concejal como en la de alcalde, Juan Ignacio Zoido tendría que haber comunicado al Pleno municipal cualquier remuneración que recibiera de otra entidad pública o privada distinta al Ayuntamiento de Sevilla y obtener autorización expresa para cobrarla, cosa que no hizo con los sobresueldos –gastos de representación, según sus propias palabras– que se embolsó del Partido Popular de Andalucía. Es la principal conclusión de un informe del Grupo Socialista en el Consistorio tras analizar la Ley de Bases del Régimen Local y la Ley de Incompatibilidades del Personal al Servicio de las Administraciones Públicas, las mismas que imponen al regidor y a todos los concejales informar quiénes son sus pagadores, algo que también obvió el primer edil en la declaración de actividades publicada en la web institucional del Ayuntamiento, donde sí reseña que su único salario es el que cosecha como diputado en el Parlamento andaluz, pero no el dinero adicional dispensado por el partido político al que pertenece. Cosa distinta es que tales recursos los declarara a Hacienda, tal y como dice que sí hizo. En concreto, la legislación establece que el alcalde o concejal, con independencia de que reciba o no retribuciones en exclusiva del Consistorio, debe indicar al Pleno municipal la realización de cualquier privada retribuida que desempeñe, y será ese mismo órgano local el que determine si hay o no compatibilidad con el cargo público que se ejerce. Como alcalde, por tanto, Zoido debería haber informado y conseguido el permiso para continuar cobrando tales “gastos de representación” por los trabajos realizados al servicio de su partido. En concreto, para dos meses: los de junio –tomó posesión como primer edil el día 11– y julio de 2011. Es más, si ese permiso explícito finalmente no se otorgara, el regidor debería elegir entre renunciar a su acta de concejal –es decir, irse– o a la actividad declarada incompatible. En el periodo para el que constan los cobros, que arranca en 2006 y se prolonga hasta julio de 2011, según las informaciones publicadas por andalucesdiario.es y El País y no negadas, Zoido no ejercía cargo orgánico en el PP regional, si bien era su candidato oficial a la Alcaldía de Sevilla. Pero hay más. En la etapa anterior como concejal, cobrando primero con cargo al Consistorio y más tarde por el Parlamento al ser elegido diputado autonómico –optó por el salario de la Cámara andaluza, dado que no es posible mantener dos salarios públicos–, el entonces aspirante a regidor también debería haber comunicado y solicitado la bendición del Pleno para las compensaciones económicas facilitadas por el PP. Todos los concejales, con independencia de que ejerzan o no responsabilidades de gobierno –esto es, que manden o no en el Ayuntamiento– deben observar en todo momento las causas de incompatibilidad recogidas en las leyes e informar a la Corporación de cualquier hecho que pudiera incurrir en causa de incompatibilidad. El PSOE apunta que en ningún momento Zoido habló en Plaza Nueva de los sobresueldos – El País especificaba que eran 24.840 euros cada año durante seis– o que cobrara del PP, y menos que solicitara autorización en el Pleno municipal. La legislación al respecto es estricta. Fija que los concejales que no tienen retribuciones en régimen de exclusividad –es decir, cobran el sueldo público más otras remuneraciones privadas– no tienen la necesidad de solicitar autorización pero sí comunicarlo al Pleno según un formulario aprobado por este órgano local. Con este informe sobre la mesa, el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, Juan Espadas, exigió al alcalde que ofrezca explicaciones en tres vertientes. La primera, por qué ocultó que tenía dos pagadores (el Parlamento y el PP, después de conocerse que los abonos de éste último constituían una cantidad fija por mes). La segunda, por qué no pidió autorización exigida por las leyes de incompatibilidades de los cargos públicos ni informó al Consistorio de sus otras remuneraciones. Y tercera, si hay más miembros de su equipo de gobierno que percibieron sobresueldos de las arcas del Partido Popular. Espadas lamentó que pasa “un día más con el silencio de Zoido tras dos días pidiendo explicaciones claras y precisas sobre algo que el Ayuntamiento, el Parlamento andaluz y los sevillanos desconocían, como es que percibía dos sueldos”. Le instó a que explique ahora si ha cumplido con “todos los requisitos legales que conlleva tener dos sueldos”, como es declararlo ante la Agencia Tributaria, pero también “pedir las correspondientes autorizaciones en el Ayuntamiento y en el Parlamento andaluz”. “Hay muchas preguntas encima de la mesa y habría que saber si es sólo Zoido o si también cobra algún otro responsable del PP en el Ayuntamiento o del Parlamento”, según dejó caer el socialista.

  • 1