miércoles, 11 diciembre 2019
20:20
, última actualización
Local

Zoido reta a la Junta al amagar con buscar un sitio para el Carambolo

El consejero pide al regidor "ayuda para pagar" la seguridad del tesoro y este afirma que se encargará a solas de exhibirlo.

el 11 jul 2012 / 20:02 h.

TAGS:

El tesoro del Carambolo ha vuelto un día más a convertirse en centro de un conflicto con tintes políticos muy acuciados. Ayer, el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, retó directamente a la Junta de Andalucía: "No es competencia del Consistorio la seguridad del tesoro, pero si ellos no pueden correr con los gastos para garantizar su seguridad en el Museo Arqueológico, nosotros nos encargaremos de exhibirlo en un sitio adecuado", aseguró.

No obstante, el regidor no cesó en su empeño de que el consejero de Cultura, Luciano Alonso, "asuma su responsabilidad, cumpla con sus obligaciones y ejerza sus competencias". En este sentido, recordó que fue la Junta "la que quiso exponer el original del Carambolo, la que decidió el sitio y la que anunció a bombo y platillo la exposición permanente del mismo". "Ahora resulta -añadió- que todo el mundo se ha enterado de que es una réplica porque no tienen dinero para pagar la conservación".

Sin embargo, el empeño puesto ayer por Zoido en exhibir el Carambolo a toda costa en algún lugar que decida la corporación suena más a agitación política que a verdadera reflexión, toda vez que, como ayer tarde recordó la Junta a este periódico, "ellos no pueden decir unilateralmente, sin nuestra aprobación y sin la del Ministerio de Cultura, dónde se expone el tesoro" . Quizás por ello Zoido, al margen de lanzar su reto a la Consejería, apretó la crítica al solicitar al ejecutivo de Griñán que "no se haga tanta foto si luego no pueden correr con los gastos".

Por su parte, el consejero Alonso pidió ayer al Ayuntamiento que le ayude a pagar para que el Carambolo "tenga la máxima seguridad porque ellos tienen la titularidad y lo podemos hacer entre los dos", al tiempo que instó a Zoido a que "una su voz" para reclamar "urgencia" al Gobierno de Mariano Rajoy ya que la obra del museo "es necesaria". "Lógicamente, el alcalde de Sevilla puede sumarse a la solución o formar parte del problema, pero estoy dispuesto a estudiar fórmulas", subrayó ayer Alonso. Y la mejor ecuación, por ahora, pasaría según el titular del ramo por que ambas administraciones asumieran el coste de la vigilancia 24 horas, valorada en 145.000 euros al año. Lo que no contempla en modo alguno es otra ubicación: "La solución definitiva de la exhibición pasa por el futuro Museo Arqueológico y la publicación en próximos BOE de la licitación de obras. Un proyecto definitivo que contempla una cámara acorazada donde se podrá visitar y mostrar las piezas", dijo.

Los posicionamientos a favor de unas y otras medidas continúan llegando. Ayer, desde la Asociación para la Defensa del Patrimonio (Adepa), su portavoz, Joaquín Egea, valoró positivamente la actuación de la Junta al retirar el original ante la falta de garantías de seguridad: "La copia es perfecta y no se tiene por qué tener el original delante como así ha sido durante muchos años sin que nadie protestase", aseguró. A su juicio, "si el tesoro está en riesgo es mejor guardarlo, esto no tiene más vuelta de hoja".

Por su parte, el arqueólogo e investigador sevillano Jacinto Montoro comentó ayer a El Correo, al hilo de las declaraciones de Zoido, que "el mejor lugar para exponer el Carambolo no es el museo de la Plaza América, si no el Antiquarium, por su ubicación céntrica, porque dotaría a este espacio de un atractivo realmente valioso y revalorizaría socialmente la importancia de este tesoro tartésico". Al menos, "hasta que el Arqueológico resuelva sus problemas estructurales y expositivos, ya que también en esto puntúa a la baja", dijo.

En otros términos volvió a expresarse el alcalde socialista de Camas, Rafael Recio, municipio destinatario de la copia realizada por Fernando Marmolejo y que ve "muy improbable" que se llegue a un acuerdo para ser receptores de la réplica y que en Sevilla sea mostrado el original.

  • 1