viernes, 27 noviembre 2020
13:17
, última actualización

Zoido se rinde a Sevilla: "No vuelvo porque jamás me fui"

«Si en la vida es importante saber llegar, más importante es saber irse», dijo el expresidente regional en alusión a Arenas.

el 03 mar 2014 / 00:01 h.

El expresidente regional y alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido El expresidente regional y alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido Llevaba 19 meses atado a un cargo que nunca quiso y que le ha perjudicado en su gran pasión: la Alcaldía de Sevilla. Juan Ignacio Zoido soltó el sábado una responsabilidad que, aunque ha sido un «honor», muchas veces le ha resultado un lastre. En estos casi dos años, quien no se haya dado cuenta de que estaba deseando dejar la presidencia del PP andaluz es que ha estado ciego. Él mismo todavía se pregunta por qué el presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, ha dilatado tanto la sucesión y no lo ha liberado antes de una responsabilidad sobrevenida. Zoido tomó ayer por primera vez la palabra en el congreso regional donde entregó las riendas del partido a Juan Manuel Moreno Bonilla. El expresidente del PP-A cerró filas con el nuevo líder a pesar de que no era su apuesta para sucederle. Su favorito era su número dos, José Luis Sanz, a quien agradeció sinceramente que le haya acompañado en esta difícil tarea. «Ha sido un enorme lujo haberte tenido a mi lado. Gracias por tu lealtad y generosidad», le trasladó emocionado. Zoido mencionó a mucha gente, pero tenía claro a quién dirigirse en su discurso de despedida: a los sevillanos. El alcalde dedicó a la ciudad un pregón en toda regla. Primero quiso agradecer a los sevillanos –que le votaron con una mayoría histórica en mayo de 2011– el haber «entendido y aceptado» que hace casi dos años dijera sí al reto de suceder a Javier Arenas y de pilotar al PP-A en una complicada transición. Un encargo que su círculo cercano cree que no le han agradecido lo suficiente. Lo hizo, aseguró, por «lealtad» al partido. «Por lealtad a mi partido dije sí a la presidencia del PP-A, pero la lealtad a los sevillanos me ha llevado a poner límite a esta aventura», explicó. «Se cierra una etapa y se abre otra, esa es la transición. Paso el testigo con la conciencia del deber cumplido, sin hacer ruido y con la humildad como bandera. Me puse al frente de un partido ganador, con la tristeza de no haber podido gobernar. Hoy me enorgullece estar en un partido renovado y liderado por Juanma Moreno», señaló Zoido. Reiteró que su «única ambición» ha sido, es y será gobernar el Ayuntamiento de Sevilla y se mostró convencido de que los ciudadanos «de a pie aplauden más la dedicación que la ambición». Desde este fin de semana, seguirá trabajando por el PP y por Andalucía desde Sevilla, «con los sevillanos y por los sevillanos». El alcalde quiso lanzar un mensaje claro a sus conciudadanos:  «No he vuelto porque jamás me fui». Zoido hizo un repaso casi interminable de agradecimientos (mencionó a los cuatro expresidentes regionales, alcaldes, su grupo municipal, el parlamentario...) y volvió a lanzar una referencia velada a su antecesor, Javier Arenas, con quien ha habido tensiones por sus injerencias en el PP andaluz. «Si en la vida es importante saber llegar, más importante es saber irse», aseguró. El regidor hispalense es uno de los más fieles defensores de la gestión de Mariano Rajoy y ayer volvió a dejarlo claro. Dijo que es el presidente «que más ha hecho por Andalucía en menos tiempo», puso en valor sus reformas «valientes y necesarias» y le aseguró que Andalucía «no son los políticos que están en la Junta, es mucho más».

  • 1