In fraganti

Hotel Macarena, la maldición acecha

El corazón de la Macarena palpita distinto. El Hotel que lleva nombre del barrio acumula hechos extraordinarios que lo harían gafe. La leyenda añade valor a tal estatus

Juan-Carlos Arias jcdetective /
16 oct 2021 / 04:00 h - Actualizado: 16 oct 2021 / 04:00 h.
"In fraganti"
  • Imagen del Hotel Macarena.
    Imagen del Hotel Macarena.

Estimados lectores, no malpiensen. Quien suscribe nada tiene en contra de lo macareno. Pero hay una zona del barrio donde se concentra el malfario en su plena extensión. El triángulo murallas-Parlamento de Andalucía- Hotel Macarena acumula historias ‘negras’ que merecen detallarse en #Infraganti

No hay lugar aquí, ni pruebas, para ubicar en la zona territorio telúrico donde suceden fenómenos paranormales. En este terreno el experto José Manuel García Bautista es una autoridad que ya abordó pinceladas sobre este trabajo.

Cinco Llagas, Basílica y Murallas

Los fantasmas macarenos tienen un par de citas. Una, según García Bautista, está en el Hospital de las Cinco Llagas, hoy sede del Parlamento de Andalucía. Construido en 1554 y activo hasta 1972 este centro sanitario alberga a Sor Úrsula, que pulula de noche por sus pasillos, según corroboran varios testimonios. Otras historias terribles de epidemias, ‘sacas’ de pacientes para ser fusilados (Otto Engelhardt, en 1936, fue un caso), prácticas de aborto, mala praxis y tráfico de bebés robados redondean la leyenda más oscura de un hospital que, indudablemente, salvó muchas vidas.

Las murallas colindantes al Hotel Macarena son testigo de muchas más cosas. Hay otros fantasmas que merodean la muerte del improvisado paredón durante los difíciles días de la guerra fratricida. El alma de aquellos inocentes, sólo culpables de pensar diferente de los sublevados, pulula por el muro que entrañó el odio y la barbarie bélica.

La Macarena, Basílica de la virgen más universal y querida de las sevillanas, si dan licencia de otras devociones, miraría de reojo a una de sus tumbas. La ley la mira fijo pues resulta un sinsentido que el General Queipo de Llano y esposa sigan reposando en un lugar de culto cuando el militar es responsable de la muerte de muchos sevillanos El fantasma del General existe, según Carlos Mármol y vive en sus conspiraciones.

¿Hotel de los líos?

El Macarena fue un hotel de moda (trending o cool según los más vanguardistas anglos) al poco de su inauguración. Su estratégica ubicación, sus espléndidos salones, terraza con piscina e inmejorables vistas, la indiscutible y veterana profesionalidad de su plantilla atraían viajeros, huéspedes, empresas, eventos y toda clase de celebraciones desde la década de los setenta del pasado siglo. El Hotel tiene 331 habitaciones que se reparten sobre patio sevillano y salones con capacidad para 600 personas.

Años después sucedían cosas. La policía entraba en las habitaciones pisoteando derechos y privacidades, hay orgías con cita, robos de ‘ratas de hotel’ demasiado frecuentes y otros sucesos que alejaron el glamour inicial del establecimiento. Un pianista-detective que tuvo en aquellos tiempos el Hotel daba fe de lo que allí acaecía, en las habitaciones, en pasillos y cerca de las copas. Muchos trasgresores sabían que el Macarena era un lugar que ‘sonaba’ en ese gremio.

Los propietarios y operadores del Macarena empezaron a cambiar de identidad. El negocio del Hotel acusaba altibajos pocos lustros después de su apertura. En 2009 sucede algo demoledor en el Hotel. En el cercano Hospital del mismo nombre ingresan afectados por Legionella declarándose que el origen del brote son torres de refrigeración

De los afectados fallecen varios, 4 en total y se tapa lo que se puede hasta que se van conociendo en el sumario judicial del Juzgado de Instrucción nº 17 sevillano auténticos desvaríos y presiones de alto nivel. Meliá, a través de su marca Tryp, operaba el Hotel por entonces.

Al Juzgado Penal nº 3 hispalense le tocó ventilar el caso en 2017, tras inexplicables retrasos que se explicaban por los intereses que concurrían en el caso. Un acuerdo in extremis evitó la vista oral donde el banquillo esperaba al Director del Hotel, técnicos de mantenimiento, de organismos y operarios.

La acusación de Fiscalía fue contundente. Aseguraba que existían en el Hotel Macarena ‘...graves irregularidades que ponen de manifiesto una falta absoluta de cuidado y de mantenimiento en las torres de refrigeración donde el personal de mantenimiento no tenía formación alguna en el control de la Legionella. Tal personal carecía de los más elementales conocimientos para el adecuado mantenimiento de las torres de refrigeración y era incapaz de interpretar una posible alerta o advertencia de Legionella por falta de conocimientos...’, según la Fiscalía.

Días antes de la vista oral, finalmente suspendida por pacto con multas ínfimas e indemnizaciones, Meliá vende el Hotel que también cambia de operador. La pandemia cerró el Hotel el pasado 2020 y a la reapertura ni el personal ni los sindicatos se fiaban qué depara la seguridad del establecimiento. Un comunicado de UGT fue explícito.

Días atrás, en agosto, una ‘rata de hotel’ harto conocido del personal se fracturó la pierna al intentar robar en las habitaciones. La mala suerte del Macarena afecta ya hasta a los trasgresores más ubicuos.

La mala racha del Macarena esperemos remonte hacia un presente y futuro tan brillante como el que acompañó la inauguración del Hotel en tan imprescindible rincón sevillano.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla