martes, 29 septiembre 2020
11:43
, última actualización
Coronavirus

Preocupación en la UE por el cierre de fronteras de Hungría por Covid-19

02 sep 2020 / 04:01 h - Actualizado: 02 sep 2020 / 08:48 h.
"Coronavirus"
  • Preocupación en la UE por el cierre de fronteras de Hungría por Covid-19

Hungría ha cerrado este martes sus fronteras para evitar la importación de casos de coronavirus, una drástica medida, única en la Unión Europea (UE) en estos momentos, que ha despertado preocupación en los países vecinos y en Bruselas.

Conforme al decreto que entró en vigor a las 0.00 horas de hoy, hasta nuevo aviso se prohíbe la entrada de extranjero al país magiar salvo contadas excepciones, que entre otros permiten el ingreso a quienes trabajan en Hungría o participan en eventos deportivos, culturales y religiosos "de importancia".

Otras excepciones son los convoyes militares, y se permite el tránsito a otros países por corredores determinados, al igual que los viajes diplomáticos y oficiales.

EL VIRUS DEL EXTRANJERO

Para el ministro húngaro de Gobernación, Gergely Gulyás, está claro que "el mayor peligro consiste en la importación (del virus desde el extranjero)".

"Con el cierre de las fronteras y con el cumplimiento de las reglas sanitarias el virus podrá ser controlado", afirmó Gulyás la semana pasada.

Desde marzo, Hungría, con 9,7 millones de habitantes, ha contabilizado 6.257 contagios, incluidas 616 muertes relacionadas con la COVID-19, lo que sitúa al país entre los menos afectados por la pandemia en Europa.

CRÍTICAS INTERNAS

Para algunos observadores, detrás del cierre de las fronteras, que entró en vigor un día después de que Budapest anunciara una prórroga del "estado de crisis por migración masiva" cuando registra una cifra insignificante de solicitudes de asilo, hay más motivos políticos que sanitarios.

"Las metas políticas y económicas son más importantes (para el Gobierno húngaro) que la lucha contra el virus", declaró Zsombor Kunetz, médico y experto en sanidad, al diario digital 444.hu.

"De un punto de vista económico, mientras que (el cierre de fronteras) liquidará el turismo que se centra en Budapest, aumentará el gasto interno, cargado un IVA del 27%, uno de los más altos del mundo", añadió.

En relación a un reciente aumento de contagios diarios por coronavirus en Hungría, el experto resalta que el principal riesgo no es la llegada del virus desde fuera del país, sino su presencia dentro, sobre todo en centros sanitarios y de asistencia social.

De hecho, en los últimos días se han detectado brotes de coronavirus en varios hogares de ancianos y hospitales.

REACCIONES DESDE LA UE

La Comisión Europea (CE) pidió hoy al Gobierno húngaro del primer ministro, el ultranacionalista Viktor Orbán, que las medidas que adopte contra la propagación de la COVID-19 no impliquen una discriminación entre los ciudadanos europeos.

Budapest ha exonerado de la prohibición de ingreso a los turistas provenientes del resto de países del Grupos de Visegrádo, que son la República Checa, Polonia y Eslovaquia, que pueden entrar en el país mientras tengan reservado un alojamiento y presenten una prueba negativa de coronavirus.

Los comisarios europeos de Interior, Ylva Johansson y de Justicia, Didier Reynders, han recordado al Gobierno húngaro la importancia de "la integridad del área Schengen y de aplicar las medidas en las fronteras de manera no discriminatoria entre todos los ciudadanos y residentes de la UE".

"Cualquier medida que no cumpla con estos principios fundamentales del Derecho de la UE debería por supuesto ser retirada inmediatamente", afirmaron.

Ya el domingo pasado, tras conocerse la decisión húngara, los presidentes de los Parlamentos de Austria, la República Checa y Eslovaquia aseguraron que sus países quieren evitar renovados cierres de fronteras en lo posible, incluso si se aumenta el ritmo de propagación del virus.

"Nos hemos asegurado mutuamente que el cierre de fronteras debería ser la última medida", dijo Boris Kollar, presidente del Parlamento de Eslovaquia, citado por la agencia de noticias TASR.

Ya el domingo pasado, la Cámara Económica de Austria (WKÖ), un órgano que aglutina a todos los empresarios del país, advirtió de que la medida del país vecino iba a distorsionar la competencia del mercado comunitario.

Las empresas austríacas "están en una considerable desventaja competitiva porque los viajes de negocios internacionales son en gran medida imposibles", denunció Karlheinz Kopf, secretario general de la WKÖ, en un comunicado.

"Esto es particularmente problemático para un país como Austria, que gana 8 de cada 10 euros de exportación con Europa", añade la nota.

LA SUPERCOPA

Lo que aún queda por ver es cómo se disputará el partido de la Supercopa el Bayern Múnich y el Sevilla previsto para el 24 de septiembre en Budapest.

Mientras que la UEFA había decidido usar el 30 por ciento del aforo del estadio Puskas Arena, con una capacidad de unos 20.000 espectadores, el plan del Gobierno húngaro es dar luz verde a la entrada de un máximo de 6.000 aficionados -3.000 de cada club-.

No obstante, ambas partes han informado que están aún negociando los detalles de la organización del encuentro.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016