Cofradías

Colorido cartel para los 450 años del Dulce Nombre de Jesús

La Quinta Angustia presentó la obra encargada a José Cerezal

Juanma Labrador jmlabradorj /
25 may 2022 / 12:07 h - Actualizado: 25 may 2022 / 12:18 h.
"Cofradías","Santa Cruz","La Quinta Angustia","El Dulce Nombre"
  • Colorido cartel para los 450 años del Dulce Nombre de Jesús

Se cumplen cuatro siglos y medio desde que fuese erigida por el arzobispo Cristóbal de Rojas y Sandoval en la Parroquia de San Vicente la primitiva Cofradía del Dulcísimo y Santísimo Nombre de Jesús, Primera Sangre de Jesucristo y Nuestra Señora de la Encarnación, aquella que llegó a tener sede en la capilla del barrio de los Humeros poco después de su fundación en 1572, y que más tarde pasó al Hospital de la Santa Cruz de Jerusalén, que se hallaba donde hoy se alza el convento carmelita del Santo Ángel, hasta que recalase en San Pablo en 1587, donde ha permanecido a lo largo de casi toda su historia, siendo testigo el propio titular de esta corporación de la conversión del antiguo cenobio en la Real Parroquia de Santa María Magdalena.

Colorido cartel para los 450 años del Dulce Nombre de Jesús


La Quinta Angustia, fusionada con el Dulce Nombre de Jesús desde 1851, no quiere dejar pasar por alto esta efeméride tan especial, por ello, el martes 24 de mayo tuvo lugar en su capilla la presentación del cartel conmemorativo, obra del artista residente en Valencina de la Concepción José María Jiménez Pérez-Cerezal, más conocido como José Cerezal o, incluso, como Pepe Ciruelo. Se trata de una obra llena de luz y colorido, sello inconfundible de este pintor al que su conocido síndrome de Tourette no le impide plasmar sobre el lienzo obras tan llamativas. Tras su descubrimiento, el autor hizo gala de su humor, y con naturalidad reconoció cómo el encargo se le propuso tomando unas cervezas en el Bar Lairén, en Canalejas, tan cercano a las dependencias de la hermandad del Jueves Santo, siendo un trabajo en el que ha volcado tanto tiempo que «ni he ido a la Feria este año, cuando nos hemos llevado dos sin celebrarla por las circunstancias que conocemos». Y siempre con la sonrisa que caracteriza a este buen hombre, Cerezal manifestó que su fe y su devoción se la lleva a la sala donde trabaja, y este cartel le ha traido muchas satisfacciones, «a pesar de que no puedo ir a misa, porque no puedo aguantar tanto tiempo callado ni quieto», aclaró medio bromeando, aunque lo que sí que nada ni nadie le impide es pasear, por eso, tras el perfil completo de la efigie del Niño, aparece la doble espadaña de la Magdalena, pues «me encanta levantar la mirada y contemplarla». Así mismo, el pintor quiso dedicar este cartel al consiliario primero, Ignacio Salinas Soto, del que Cerezal dijo con su peculiar gracejo que «se parece a uno de los querubines que hay a los pies del Niño en la pintura».

Colorido cartel para los 450 años del Dulce Nombre de Jesús


José Soto Mediero, el hermano mayor, también hizo uso de la palabra, y señaló que con motivo de este aniversario, el otoño venidero, el viernes 23 y el sábado 24 de septiembre, la Quinta Angustia organizará y acogerá el próximo Encuentro Nacional de Hermandades del Dulce Nombre de Jesús, el cual ha pasado ya por distintas localidades: Campillos (Málaga) en 2005, Marchena (Sevilla) en 2006, Estepa, (Sevilla) en 2008, Ablitas (Navarra) en 2010, Alcalá del Río (Sevilla) en 2012, Arcos de la Frontera (Cádiz) en 2014, Jerez de la Frontera (Cádiz) en 2016, y Álora y Alahurín el Grande (Málaga) en 2019, por lo que en 2022 será la novena edición de esta interesante cita. Por otra parte, Soto hizo saber, igualmente, que esta efeméride vendrá aparejada a una obra social, que consistirá en la constitución de una sede para acoger a niños refugiados de familias procedentes de Ucrania a raiz de los sucesos bélicos que acontecen en aquel país, de manera que así la corporación evoque, en cierto modo, sus orígenes, cuando la hermandad que rendía culto al Divino Infante se le confirió entre 1590 y 1627 el patronato de los niños expósitos (abandonados por sus padres o huérfanos que amanecían en las puertas de los templos o casas particulares y en plazas públicas con riesgo de morir de hambre o de frío) y la administración de la casa cuna de éstos, creada previamente por el arzobispo Fernando de Valdés en 1558.

Colorido cartel para los 450 años del Dulce Nombre de Jesús


Por último, cabe destacar la edición del último boletín anual corporativo, el número 117, en cuya portada aparece el Dulce Nombre, recogiéndose en sus páginas magníficos artículos sobre la historia de su hermandad que firman autores de la talla de José Roda Peña, Rafael Guirado Romero, Teodoro Arana Marcos, Álvaro Dávila-Armero del Arenal, Francisco Javier Soto Mediero o Juan Cartaya Baños, tratándose de un cuidadísimo ejemplar que todo coleccionista de temas cofradieros quisiera tener en su biblioteca.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla