Corpus en los barrios de Sevilla en la fiesta de la Trinidad

Destacaron este domingo los Corpus del Cerro y San Gonzalo

Juanma Labrador jmlabradorj /
13 jun 2022 / 18:54 h - Actualizado: 13 jun 2022 / 18:58 h.
"Barrios","Rocío","San Roque","La Estrella","San Gonzalo","Las Penas","El Cerro","La Candelaria","Pasión","La O","San Isidoro","La Trinidad","Costaleros","La Misión","La Milagrosa","La calle","Eucaristía"
  • Foto Juanma Labrador
    Foto Juanma Labrador

Nos adentramos en los días más intensamente eucarísticos del calendario, y con hondo fervor sabe vivirlo en Sevilla. Aunque durante la Pascua de Resurrección hemos contemplado las procesiones de impedidos del Sagrario, Omnium Sanctorum, la O, San Gil, San Lorenzo y el Juncal, las procesiones eucarísticas con Su Divina Majestad bajo palio desde San Sebastián, San Vicente y San Leandro, y hasta los Corpus de Torreblanca y San Isidoro, es ahora, a partir de la solemnidad de la Santísima Trinidad, cuando todo este gozo sacramental se concentra mucho más.

Este pasado domingo 12 de junio, Dios vivo hecho Eucaristía recorrió bajo palio las feligresías de San Julián, San Nicolás de Bari y San Pedro, y también lo hizo en custodias de asiento en el mismo casco histórico de la ciudad por San Ildefonso y en barrios más alejados, como son el Cerro del Águila y el trianero Barrio León. El caso concreto de estos dos últimos citados ha sido más especial en este 2022, ya que en la Parroquia de los Dolores se está conmemorando el centenario del barrio, mientras que en la de San Gonzalo se celebra el LXXX aniversario de la consagración de este templo.

Corpus en los barrios de Sevilla en la fiesta de la Trinidad
Fotos: José Enrique Romero Ríos

Corpus en el Cerro

La del Cerro comenzó a salir a las diez de la mañana, precediendo los niños carráncanos al primero de los tres pasos que desfilaban este año, el de la Inmaculada Concepción, imagen del siglo XVIII atribuida a Cristóbal Ramos procedente del Convento de San Antonio de Padua, habiendo sido cedida por la Hermandad del Buen Fin, y que procesionó portando un manto de brocado celeste de la Hermandad de la Milagrosa sobre el paso de la Pura y Limpia del Postigo del Aceite. Después, la chavalería del grupo joven abría paso a un Niño Jesús perteneciente a la Hermandad Sacramental del Divino Salvador, esto es, a Pasión, tratándose de una obra anónima de la escuela sevillana, más concretamente del círculo de Juan Martínez Montañés, que fue portado sobre las andas en las que el Señor de las Penas de San Roque recorre las naves de su templo en su vía crucis de cada mes de enero.

Corpus en los barrios de Sevilla en la fiesta de la Trinidad

También estuvo presente el propio simpecado del Rocío del Cerro del Águila, que fue llevado a mano, y tras éste, con los cofrades de la hermandad responsable de la procesión luciendo chaqué, apareció Su Divina Majestad en la custodia de asiento, cuyo paso, por cierto, se ha visto enriquecido con la recuperación de los antiguos respiraderos del paso de gloria de la Virgen de los Dolores, y que en los últimos años custodió la corporación letífica de la Candelaria, que los empleaba en la procesión de su titular. Hubo, durante el discurrir de la procesión, hasta tres altares: uno instalado por el grupo joven, otro de la filial rociera, y otro levantado por Juan Suárez, vecino y hermano del Cerro. El culto externo tuvo la duración justa y precisa, pues cuando restaban veinte minutos para las doce del mediodía, la custodia, a los sones de la Banda de las Nieves de Olivares, volvía a entrar en su templo.

Corpus en los barrios de Sevilla en la fiesta de la Trinidad

Corpus en San Gonzalo

Con un horario muy similar, como es natural, San Gonzalo también puso su procesión eucarística en la calle, la cual tuvo dos pasos este año. Tras los niños carráncanos, como en el caso anterior, y los chiquillos que han realizado recientemente su primera comunión, la Asociación de la Medalla Milagrosa escoltó a su titular en el primer paso, imagen que preside el altar mayor del templo parroquial al ser la advocación mariana titular de los sacerdores de la Congregación de la Misión, más cariñosamente conocidos como los padres paúles, al ser esta orden la que rige pastoralmente esta feligresía desde 1942, habiendo sido portada por la cuadrilla costalera de la Hermandad del Rosario del Barrio León, que también formó parte del cortejo con su estandarte. Después, Dios sacramentado en la elegante custodia de Manuel Guzmán, portado por los costaleros de la Virgen de la Salud y a los sones de Santa Ana de Dos Hermanas, que interpretó un cuidado y selecto repertorio de corte clásico.

Corpus en los barrios de Sevilla en la fiesta de la Trinidad

La procesión discurrió ante la residencia geriátrica de la Avenida de Coria, y atravesó todo el Barrio León, donde se instalaron hasta cinco altares: el primero de la ya citada corporación rosarista, el segundo de la asociación de la Estrella gloriosa, el tercero de la hermana Alejandra Puelles, el cuarto del también hermano Jorge Groiss, a la sazón prioste primero de la Hermandad de la O, y finalmente el de dos jovencísimos hermanos, Juan Pablo Barrio y Sergio Estéfani. Cercanas las doce del mediodía, culminaba esta procesión en la que ha habido, incluso, algo más de público que en años precedentes.


Qué hacer en verano en Sevilla y provincia Empleo en Sevilla Más seguros Edictos