viernes, 20 septiembre 2019
23:08
, última actualización

El plan de la Madrugá al descubierto

La Macarena ganaría cinco minutos, al igual que Los Gitanos. La Esperanza de Triana sumaría 10 y El Calvario pierde cinco

15 oct 2015 / 12:21 h - Actualizado: 15 oct 2015 / 15:11 h.
  • El Silencio en la Madrugá de 2015. / Inma Flores
    El Silencio en la Madrugá de 2015. / Inma Flores

Las hermandades de la Esperanza de Triana y Los Gitanos son las que más verían alterados sus recorridos tradicionales con la reforma ideada por el Consejo de Cofradías para reordenar la Madrugá, el llamado plan Nieto, presentado en la noche del miércoles a los hermanos mayores en una reunión en la sede de San Gregorio y cuya piedra angular, como avanzó ayer este periódico, es el adelanto de la hermandad del Calvario al segundo puesto de la nómina, entre El Silencio y el Gran Poder.

Con la hermandad del Calvario adelantada hasta la segunda posición del día, a la cofradía de la calle Pureza se le pide que dé un rodeo en su itinerario de ida de 90 metros más por Marqués de Paradas, Canalejas y por una calle Bailén (que estaría aforada) para no perturbar la entrada del Calvario en la Magdalena –a esa hora ya de vuelta a su templo-, lo que propiciaría, además, que el temido cruce con el Gran Poder se demorase 25 minutos y se traslade de escenario unos 100 metros más adelante: en lugar de en la confluencia de Zaragoza con San Pablo se produciría ahora en el cruce de Gravina y Canalejas. Este itinerario permitiría, no obstante, que la cofradía trianera pudiese seguir accediendo a la Campana por la calle Murillo.

En su afán de dispersar a las hermandades para evitar las grandes concentraciones de público, el plan esbozado por el delegado de la Madrugá y vicepresidente del Consejo, Manuel Nieto, obliga a la hermandad de Los Gitanos a prescindir de su recorrido de ida a la Campana en línea recta por Laraña para, en su lugar, acceder al inicio de la Carrera Oficial por el entorno de la plaza de San Martín, en un recorrido similar al que implantó hace algunos años la hermandad de la Sagrada Mortaja y que le supondría recorrer sólo 6 metros más. De esta forma se evita el cruce con la Macarena en la calle Cuna y, lo que es más importante, previene de una vez por todas la amenaza de que el más mínimo retraso que pueda acumularse en la Campana llegue a colapsar el día. A los Gitanos no se le envía por la Alameda, una de sus líneas rojas, y además se le da la posibilidad de que, ya a la vuelta, visite el convento de las Hermanas de la Cruz a una hora mucho más prudente para la comunidad de religiosas.

La hermandad del Gran Poder, por su parte, pasaría a ocupar la tercera posición del día, ya que tendría delante al Calvario. A los de San Lorenzo se les pide que en su regreso por la zona del Postigo o bien ralenticen su marcha para adecuarse al ritmo de la hermandad del Calvario, cuya estela seguirían hasta la calle Zaragoza, o bien que amplíen el rodeo que ya realizan por la plaza del Triunfo y continúen por la calle Santo Tomás. Con esta ampliación de su itinerario, la Cruz de Guía del Gran Poder no alcanzaría al Calvario hasta la calle Zaragoza.

La Macarena pasaría a ser la cuarta del día y mantendría su tradicional itinerario de vuelta por la calle Cuna. A pesar de que tiene un colchón de 25 minutos para llegar más tarde a la Campana (los correspondientes al tiempo de paso del Calvario), a los de San Gil se les da la posibilidad de que sigan saliendo a la misma hora para que puedan ir más desahogados. Lo único que se le pide es algo que ya venían haciendo: que comprima su cortejo al llegar a la Carrera Oficial para evitarle a la hermandad del Silencio la más mínima espera en el retorno a su templo en el ya consabido cruce de ambas cofradías en la calle Trajano.

A la hermandad del Silencio se le ofrece, no obstante, la posibilidad de que o bien continúe por la plaza de San Andrés hacia García Tassara y de ahí a San Miguel o bien que baje por Javier Lasso de la Vega y gire hacia la derecha por Amor de Dios para buscar la citada calle San Miguel. Y además, se le conceden oficialmente esos 10 minutos de paso con los que su Cruz de Guía venía llegando con anticipación a la Campana.

La primera venia en la Campana no podrá pedirse antes de las 1.15 horas, en virtud del acuerdo alcanzado por las hermandades del Jueves Santo con el vicario general. El plan Nieto contempla una redistribución de tiempos moderada entre las cofradías más necesitadas: a la Macarena se le otorgan 5 minutos más de paso, 10 a la Esperanza de Triana y 5 a los Gitanos, mientras que al Calvario se le restan cinco. Al Silencio se le reconocen los 10 minutos con los que venía llegando con anticipación a la Campana. De este modo, la Cruz de Guía de Los Gitanos llegará a la Campana sólo diez minutos más tarde de lo que lo hace ahora.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016