miércoles, 30 septiembre 2020
19:33
, última actualización

Guadalcanal bendice a su nuevo Señor Resucitado

La bendición, que iba a celebrarse el 15 de marzo, hubo de ser suspendida a causa del Estado de Alarma. Cinco meses después el acto contó con tanta expectación que se tuvo que instalar una pantalla exterior

15 ago 2020 / 12:30 h - Actualizado: 15 ago 2020 / 12:34 h.
$hmKeywords_Schema
  • El Señor Resucitado. / José Miguel García
    El Señor Resucitado. / José Miguel García

“Los tiempos de Dios no son iguales que los nuestros”. Una sola frase que congrega cinco meses de espera. Cinco meses que han desembocado en un día jubiloso. Un 14 de agosto que, por momentos, ha hecho retroceder a Guadalcanal a un 15 de marzo en el que las cosas hubiesen sido distintas. Un 15 de marzo en el que no habría pandemia en la calle y donde Sta. María de la Asunción aguardaría gozosa los días restantes para el montaje del nuevo Señor Resucitado sobre su paso, preparado para que todo un pueblo lo contemplara en un radiante Domingo de Resurrección.

Y no fue un 15 de marzo pero sí un 14 de agosto el día en que al fin la nueva talla del Señor Resucitado fue bendecida en Guadalcanal. El primero de los días en que la imagen permanecía visible para todo el que quisiera contemplarla e inmortalizarla en cientos de fotografía. Hasta este día, la contemplación de la imagen se había hecho en privado, previa cita y con las medidas correspondientes. Fue en la Capilla del Convento del Espíritu Santo y hasta ella acudieron nada menos que 700 personas en los dos meses que residió allí. Ninguna de ellas, sin embargo, pudo llevarse un recuerdo gráfico de la imagen por expreso deseo de la Agrupación Parroquial de la Resurrección que quería que los guadalcanalenses vieran a la imagen “en persona” antes que a través de una cámara o de la pantalla de un teléfono móvil.

Bendición con pantalla exterior

Bien guardado el secreto la expectación por conocer la nueva talla fue máxima. Una expectación que chocaba directamente con las medidas de seguridad que la actual pandemia de COVID-19 impone. La misma que retrasó cinco meses la bendición, marcó las pautas de la misma. No obstante, la Resurrección no quiso dejar a nadie sin ser testigo de tan importante acontecimiento y por eso habilitó una pantalla exterior donde se proyectó toda la ceremonia.

En el interior del templo se dispuso todo para disfrutar de la bendición con todas las garantías. Ejemplo de organización y sentido común. Estuvieron presentes las hermandades madrinas de Guadalcanal, amén de una representación de la Hermandad de la Resurrección de Sevilla y de la Hermandad del Buen Fin. Autoridades locales, distintos consejos parroquiales y miembros de la Junta de la Resurrección completaron la representación oficial, que se completó, como es lógico, con la presencia del imaginero autor de la talla, D. Fernando Aguado.

Guadalcanal bendice a su nuevo Señor Resucitado
El Señor Resucitado. / José Miguel García

El poder de convocatoria

La eucaristía fue oficiada por D. Gonzalo Salvador Fernández Copete, quien en su sermón aludió al pasaje del Nuevo Testamento en el que la Virgen María visita a Sta. Isabel. En dicho pasaje se apoyó para resaltar el poder de convocatoria que tuvo la madre de Jesús con los apóstoles que por miedo, tras los acontecimientos de la pasión, habían huido. El mismo poder de convocatoria que en este 14 de agosto permitía volver a celebrar un acto que por las circunstancias que ya se han señalado no pudo celebrarse el 15 de marzo.

Música celestial

La bendición, que contó además con la música del Quinteto de clarinetes Clarándalus y con la Coral Polifónica del Stmo. Cristo de la Aguas llegó a su momento álgido cuando el párroco de Sta. María de la Asunción procedió a la colocación de las potencias al Señor Resucitado. Un hecho que desencadenó una sonora ovación. Unas potencias que también fueron diseñadas por el escultor, Fernando Aguado y ejecutadas por el Hermano Mayor de la Resurrección Juan Cantero. Igualmente significativo fue el ramo de flores depositado por el Teniente de Hermano Mayor de la Hermandad de la Resurrección de Sevilla. Un detalle del que la Agrupación Parroquial quiso hacerles partícipes en agradecimiento por el ramo enorme que mandaron cuando fue suspendida la bendición del 15 de marzo.

Guadalcanal bendice a su nuevo Señor Resucitado
El Señor Resucitado. / José Miguel García

El interior del señor

También destacaron las intervenciones de los miembros de la Junta de Gobierno de la Resurrección, José Antonio Zújar y Juan Cantero, y sobre todo, la del autor de la talla, Fernando Aguado. El escultor sevillano desveló que, además de su trabajo, hay una importante carga afectiva propia dentro de la imagen, ya que en su madera ha insertado fotografías familiares e incluso también de algún ilustre amigo como Rafa Serna. Respecto a la obra en sí, señaló que de madera y oleo ha pasado a ser algo muy nuestro, una mirada dulce y una mano que nos invita a agarrarnos a él con fe.

Una mano a la que agarrarse

El evento finalizó con la entrega de un obsequio a las hermandades madrinas, los colaboradores y el propio párroco. Por su parte, las hermandades de Guadalcanal hicieron entrega de unas potencias de plata del taller sevillano Manuel de los Ríos que, a buen seguro contribuirán aún más a ensalzar la infinita hermosura del nuevo Resucitado. Una imagen que desde ahora representará la paciencia, el triunfo sobre la adversidad, y esa mano que se tiende a todos los guadalcanalenses para que se agarren a ella con fe. La misma que alejará los males que hoy nos asolan y que el próximo Domingo de Resurrección nos hará mirar hacia el futuro con mayor esperanza.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016