«La pérdida de un contrato en Sevilla es algo de lo que cuesta recuperarse»

Entrevista a Alejandro Blanco. Sevilla y sus sevillanos se presentan ante un 2021 que, como el pasado año, prescindirá de todas las salidas procesionales que visten las calles de esta ciudad durante la Semana Santa, la semana grande de la ciudad. Una semana que acoge a cofrades y devotos, así como a miles de turistas que se deleitan con la forma en la que la capital andaluza representa la Pasión de Cristo.

Carmen Osuna CarmenOsunaG /
17 feb 2021 / 11:57 h - Actualizado: 12 feb 2021 / 12:14 h.
"Música","Historia","San Esteban","El Carmen Doloroso","Historia","La Pasión","Virgen de los Reyes","Entrevista","Semana Santa","Musical","Pandemia"
  • «La pérdida de un contrato en Sevilla es algo de lo que cuesta recuperarse»

Si bien es cierto que los hermanos de todas las cofradías andaluzas tienen ya un pellizco en el cuerpo por saber que este año se repite la ausencia obligada de la Semana Santa, para los músicos que los acompañan – en muchos casos también hermanos cofrades – no es menos.

El Correo de Andalucía, ha tenido el placer de hablar con Alejandro Blanco, director musical de la Agrupación Virgen de los Reyes, una de las más reconocidas por su larga trayectoria desde 1980 y por el gran número de músicos que la componen.

En relación con esta trayectoria y extrapolándola a la personal que ha vivido Alejandro con esta banda, sus andaduras comenzaron en 2005. Con un uniforme negro y su tambor, Alejandro vivió la primera salida procesional al mes de haber ingresado en la Agrupación “Recuerdo que fue una Virgen de un pueblo, y que de las 40 marchas que se tocaron, yo toqué menos de la mitad, porque llevaba muy poco tiempo, pero la ilusión fue impresionante, no me lo creía” nos cuenta.

Aunque dice no ser una persona con manías antes de tocar y que no existe ningún ritual grupal ni individual, confiesa que los momentos previos a las salidas, son muy bonitos y por supuesto, algo que echa de menos.

El prestigio de esta Agrupación Musical ha tenido muchos momentos durante estos 40 años de historia. La larga chicotá que realizaron detrás del Cristo de la Salud en Campana, fue quizá, y según apunta Alejandro, uno de los recuerdos que los posicionó con gran prestigio “La segunda mitad de los años 90 fue posiblemente la mejor época que ha tenido la banda, aunque haya tenido muchos momentos puntuales bastante álgidos”.

Por el contrario, este 2021, no hay cabida para nuevas historias y, por consiguiente, para nuevos ingresos económicos. Como bien se conoce, tanto las agrupaciones musicales como las bandas de cornetas y tambores, evolucionan, en aspectos físicos y estéticos gracias a los beneficios económicos que recaudan durante las estaciones de penitencia. Sin embargo, este año, aunque es cierto que el gasto común se ha visto reducido por las consecuencias de la pandemia, los ingresos han sido imperceptibles, como es lógico, tanto en esta agrupación como en muchas otras. Aun así, el dinero no parece ser lo más importante en estos momentos según Alejandro. “El año pasado, al suspenderse la Semana Santa, se recibió mucho menos de lo que se esperaba y tuvimos que llegar a acuerdos de buena voluntad con las hermandades que por suerte no han creado ningún problema. Las consecuencias personales son las peores, mucho desánimo... La gente que tiene la banda como hobbie ya no tiene esa recompensa al final del día, de haber visto a tu gente a pesar de cansado con el buen sabor de boca de haber hecho música. Posiblemente eso sea lo peor, y sobre todo ahora que no se sabe cuándo vamos a volver a tenerlo”.

Un año que, en consecuencia, la cantera de músicos va a sufrir porque no se está ensayando como se debería. “En la grande, no creo que vaya a haber ningún tipo de problema. La gente que está ahí lleva años tocando y lo único que vamos a perder es resistencia, pero cuando volvamos, la gente coge embocadura y no debe haber problema. La banda juvenil es otra historia, ahí los alumnos no están avanzando y por poco que se hubiera avanzado, ahora retroceden, aunque estén tocando en casa, porque no es lo mismo que tener al director encima” corrobora.

2021 ha sido sin duda, un año de cambio para todos y su responsabilidad como director está, según él mismo apostilla, en tener un proyecto que los enganche cuando vuelvan. Para eso, está preparando la renovación del repertorio, buscando refrescarlo y así conseguir no solo mantenerse sino, avanzar un pasito más.

Aun así, es cierto que también han recibido alguna mala noticia, y es el hecho de la pérdida del contrato con la hermandad del Carmen Doloroso. Sin embargo, y sabiendo que ese cambio tiene que ver con traer a una banda de otra ciudad, Alejandro entiende la decisión, aunque sea un gran golpe. “Yo no me centraría en que son bandas de fuera, sino en que son bandas de nivel. Es cierto que se ha abierto una veda cuando vino Rosario de Cádiz sobre el hecho de que podrían venir bandas no solo de la provincia de Sevilla sino de más lejos. La cuestión es que son bandas con muchísima calidad a las que no se les puede recriminar absolutamente nada y nosotros para nuestra Semana Santa queremos lo mejor. Lo que nos da mucha pena es que, para los músicos de Sevilla, nos gustaría tocar todos los días en la ciudad, pero entendemos que no puede ser” acuña el sevillano.

Perder un contrato en Sevilla es un palo muy gordo del que cuesta recuperarse y el Carmen Doloroso era una hermandad muy importante para la gente más joven de la banda. Aunque se firmaran otros contratos, eso no se compensa de ninguna manera. Es un palo que hay que superar, y ya está” es lo que siente Alejandro ante esta pregunta sobre si compensa la vuelta con la Hermandad de San Esteban. Una pregunta que confirma que no es más que habladurías, porque ni la agrupación ni la propia hermandad se han pronunciado al respecto.

El joven sevillano echa de menos esta semana y de entre los dos Domingos que la caracterizan, prefiere, personalmente, el Domingo de Resurrección porque para él, El Resucitado es una hermandad muy importante “Cuando todos consideran que es el final de todo, yo lo considero el principio. Es una forma de ilusionarme ese día y tener un año por delante” acuña.

Lleno de esperanza y positivismo, Alejandro espera de 2022 una celebración lo más parecida a las que se han vivido años anteriores. “Disfrutar de todos los cultos externos que haya, de las actuaciones y de Sevilla. Simplemente dar una vuelta sabiendo que se está gestando ya esa Semana Santa dentro de las Iglesias y disfrutar también esos ensayos tan bonitos propios de la época con todo el repertorio ya perfilado y la banda ya desfilando y tocando muchas marchas a lo largo del ensayo, eso es solo lo que pedimos a 2022” sintetiza.

Un pensamiento que acompaña de un mensaje a sus músicos y todos los cofrades y que refiere a la responsabilidad y la esperanza. “que seamos empáticos y que nos cuidemos e intentemos responsabilizarnos para amenizarlo. Que no se desanimen y que disfruten de la vida e intenten sacar un mensaje positivo de la importancia que tienen las cosas que merecen la pena para nosotros”.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla