sábado, 16 octubre 2021
15:58
, última actualización
Cuaresma 2021

Las tasquitas añoran las tertulias de los hermanos cofrades

En Sevilla hay rincones como “Casa Ricardo” o la taberna “La Fresquita”, que son dos de las tasquitas cofrades más concurridas desde hace ya mucho tiempo y que son de visita obligada

Carmen Osuna CarmenOsunaG /
07 mar 2021 / 04:00 h - Actualizado: 07 mar 2021 / 04:00 h.
"Cuaresma","Hostelería","Semana Santa","Jamón","Pandemia","Cuaresma 2021"
  • Las tasquitas añoran las tertulias de los hermanos cofrades

José y Ricardo son dos de los muchos hosteleros que desde hace mucho tiempo se dedican a este sector como forma de vida. En ambos casos, la pintura de sus paredes pasa desapercibida por la gran cantidad de cuadros cofrades que las recubren.

José, dueño de “La Fresquita” se embaucó en esta aventura en 1993. El 24 de febrero de ese mismo año fue el primer día que esta pequeña tasquita abrió sus puertas al público. Desde entonces el número 24 ha marcado en cierto modo su vida porque sus dos hijas nacieron el mismo día, aunque de años diferentes.

Nacido un Jueves Santo y siendo macareno de arriba abajo, Don José como muchos le llaman, vio la oportunidad de montar su bar cofrade cuando gracias a las relaciones con las cofradías y sus devotos, le hicieron llegar la noticia del traspaso del establecimiento.

“Cuando monté el bar no era lo que es hoy en día” cuenta. “Eran cuatro paredes amarillas que se han ido llenando de imágenes hasta ser lo que es. No era un referente”. Aunque la gran mayoría de ellas han sido donadas o regaladas por los devotos y hermanos de diferentes hermandades de la ciudad, los primeros cuadros que se colgaron en esas cuatro paredes fueron El Señor de Tres Caídas que le regaló su suegro, y el del Cristo de la Sentencia de su madre.

Las tasquitas añoran las tertulias de los hermanos cofrades
Casa Ricardo Antigua Casa Ovidio

Lugar situado en frente de la Parroquia de Santa Cruz y punto de encuentro de muchos amantes de la Semana Santa, es un lugar de tertulia entre las Juntas de Gobierno de las cofradías y sitio como José mismo dice, de disfrutar y de hacer amigos: “porque haciendo amigos se hace familia, y haciendo familia, se hace Hermandad” sustenta afirmando que es lo que más echa de menos.

Sin embargo, y contra todo pensamiento negativo aun habiéndose visto afectado por las obras cercanas, para José lo más importante en estos momentos no es más que la salud, la fe y la esperanza porque como otros muchos, espera “que Dios y la Esperanza ponga a todo el mundo en su sitio y nos de salud para seguir”.

Las tasquitas añoran las tertulias de los hermanos cofrades
Taberna La Fresquita.

Por su parte, Ricardo, actual dueño de la emblemática “Casa Ricardo Antigua Casa Ovidio” es ya la segunda generación de este negocio que comenzó sus andaduras en 1985 a mano de su padre. Aunque el local ha estado dedicado al sector hostelero desde su apertura en 1898, no fue hasta la llegada de su padre cuando comenzó a llamarse como hoy lo conocemos. Tampoco era más que cuatro paredes blancas al principio, pero poco a poco el mundo cofrade se fue convirtiendo en su esencia.

Situada justo detrás de la Plaza del Gran Poder y concurrida por tertulias tras los cultos de las cofradías cercanas, este bar se convirtió en el único que, acorde con la vigilia, elabora sus propias croquetas de bacalao. Croquetas que sustituyen a las de jamón todos los viernes de cuaresma. Evidentemente, este año la masa de esas croquetas ha disminuido casi en un 30%: “si el año pasado vendíamos 300 croquetas, este año vendemos 100”, comenta. Un porcentaje que se asemeja como él mismo confirma al bar y sus gastos en general.

Aun así, Ricardo y sus empleados intentan sobrevivir, y por eso asegura como José, que echa de menos las reuniones de amigos y los clientes asiduos a los que la pandemia no les deja volver como antes.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla