Facebook Twitter WhatsApp Linkedin
Actualizado: 31 jul 2021 / 18:21 h.
  • Tiempo: cine perturbador, sorprendente e inquietante

La trayectoria profesional del visionario y talentoso director, guionista y productor indio-estadounidense M. Night Shyamalan ha estado salpicada de contados éxitos y sonados fracasos. Su Ópera prima, Playing with Anger (1992) pasó desapercibida. Algo similar le ocurrió a su segundo largometraje, Wide Awake (1998). Protagonizaba por un niño de diez años, es una curiosa e interesante indagación sobre la perdida y la búsqueda de respuestas a algunas de las preguntas incómodas que se nos plantean a lo largo de la vida.

El sexto sentido (1999) le abrió las puertas del éxito, tanto público como crítica alabaron su trabajo. Ingresó mucho dinero y fue candidata a innumerables premios, entre los que destacan sus seis candidaturas a los Oscar. A continuación vinieron las meritorias películas no exentas de controversia, caso de El protegido (2000), Señales (2002), El Bosque (2004) y La joven del agua (2006). Airbender, el último guerrero (2010) abre una crisis creativa y el listado de fracasos. Eso ocurre con After Earth (2013), La visita (2016) y Múltiple (2016). A su dilatada filmografía, volvieron algunos destellos de brillantez con Glass (2019), efecto que parece mantenerse con esta sorprendente e inquietante Old (2021)

Basada en la novela gráfica “Sandcastle”, publicada en 2010 por Pierre Oscar Lévy y Frederik Peeters, Tiempo se inicia con la llegada de una familia de clase media-alta a uno de esos resorts tropicales para turistas con todo incluído. Poco después, y tras seguir los consejos del gerente del establecimiento y junto a otros clientes se dirigen a realizar una excursión a una playa de ensueño. Lo que no imaginan, y descubren poco después, es que de ese lugar no pueden salir y en el que el tiempo pasa increíblemente rápido.

Hablarnos abiertamente sobre la fugacidad de nuestra existencia y de la insignificancia del ser humano frente al universo resulta revelador, cuando no hiriente. Esa es la premisa en la que se sustenta el armazón de una historia sencilla de entender y algo desestructurada en su desarrollo. Le basta un espacio fluido y abierto y unos cuantos personajes para aterrorizarnos, para crearnos incomodidad. Otra cosa es el volumen y la consistencia de sus personajes, en este caso, compuestos por una clara atonalidad. Aún así, se las agencia para cimbrearnos y romper los ejes de referencia tradicionales. Su relato consigue expandirse y abrirse a otros espacios, a otros territorios. Logra ir más allá y es capaz de cerrar círculos imposibles, de ofrecer respuestas y resoluciones desconcertantes y perturbadoras.

Tiempo ***

Estados Unidos 2021 108 min.

Dirección M. Night Shyamalan Intérpretes Gael García Bernal, Vicky Krieps, Thomasin McKenzie, Rufus Sewell, Abbey Lee,Ken Leung, Alex Wolff, Eliza Scanien.