Actualizado: 11 nov 2015 / 12:16 h.
  • Juan Carlos Ollero, entre Ángel Haro y José Miguel López Catalán, durante la pasada junta de accionistas. / Manuel Gómez
    Juan Carlos Ollero, entre Ángel Haro y José Miguel López Catalán, durante la pasada junta de accionistas. / Manuel Gómez

La junta general de accionistas del Real Betis se celebrará, con toda probabilidad, el próximo 15 de diciembre, martes, víspera del partido de vuelta de la Copa del Rey que el conjunto verdiblanco deberá disputar en El Molinón el miércoles 16 (la ida está fijada para el miércoles 2 de diciembre a las 21h en el Benito Villamarín). El fin de semana antes juega el Betis en Las Palmas (sábado a las 22.05h) y al siguiente es el derbi contra el Sevilla FC, que aún no tiene fecha y hora fijada, aunque parece que se podría adelantar al sábado 19 de diciembre.

Mañana jueves se reunirá el consejo de administración del club bético para fijar la fecha y hacer la convocatoria oficial de la junta, pues se pedirá a la RFEF (tal y como se hizo con la LFP en la anterior junta, que coincidía con el partido ante el Dépor) que no adelante al martes 15 el partido copero entre Sporting y Betis de El Molinón, pues ello obligaría a fijar la junta para el lunes 14 o el miércoles 16 para evitar coincidencias. La convocatoria ha de realizarse con al menos un mes de antelación y la fecha elegida es el martes 15 de diciembre.

En el transcurso de la citada junta de accionistas se aprobarán las cuentas de la pasada campaña, el presupuesto de la actual, que rondará los 51 millones de euros (más del doble que la pasada en Segunda, que rondó los 22 millones), y podrían producirse novedades en el consejo. Si Lopera quiere que sus acciones estén representadas debería solicitarlo con al menos cinco días de antelación al 15-D y podría colocar dos consejeros, pero en ese caso sus acciones ya no podrían votar junto a las de Castaño para tratar de derrocar al actual consejo.

Oliver, en el Villamarín

Ayer se pasó por las oficinas del club Luis Oliver, acompañando de varios colaboradores, que fue recibido por el presidente, Juan Carlos Ollero, pese a que no tenía cita concertada. Oliver quería explicaciones sobre por qué no fue acreditado para la junta del 23-S con el 19,9% de las acciones y Ollero le explicó que siguen registradas en el club a nombre de Farusa, por lo que su petición es inviable.

Para esta junta, el actual consejo de administración piensa realizar una solicitud pública de representación de acciones, como ocurre en muchas grandes compañías, ofreciendo a los accionistas la posibilidad de que deleguen su voto por correo en el consejo, aunque Haro –que sigue comprando acciones— y Catalán piensan volver a colocar las carpas y seguir haciendo campaña en peñas y pueblos para recabar más apoyos de los que ya tuvieron en la pasada junta.

Respecto a las votaciones realizadas el 23-S por los herederos de accionistas fallecidos existe absoluta tranquilidad en el club ante los rumores de impugnación que circulan en diversos medios, pues sus juristas entienden que se actuó conforme prevé la ley. Cuando una herencia no está repartida, la comunidad hereditaria –la herencia yacente– puede nombrar un representante para que vote con las acciones en las juntas de accionistas de las sociedades, que es lo que hicieron muchos accionistas en la pasada junta.

Dimisión del secretario

Álvaro Viguera, secretario del consejo de administración del club (no consejero), piensa dimitir este jueves de su cargo por incompatibilidad laboral. Desde el club niegan de forma rotunda que los motivos sean otros. ~