Facebook Twitter WhatsApp Linkedin
Actualizado: 25 jul 2022 / 08:32 h.
  • Foto: Cádiz CF
    Foto: Cádiz CF

Continúa la línea ascendente en la pretemporada del Cádiz, que suma dos victorias sin demasiados contratiempos. Se suele decir que estos encuentros no son significativos, pero, al menos, anímicamente, afectan al conjunto. El reciente Clásico o los mejorables partidos del Betis son prueba de ello. Por ende, el club cadista puede afirmar que a corto plazo va por la senda correcta.

Una goleada al Barbate y un 0-2 favorable en un derbi andaluz frente al Málaga han supuesto el pistoletazo de salida al período estival de partidos que le esperan al Cádiz. No exentos de polémica, eso sí, como muestran las imágenes de las trifulcas producidas en el último encuentro, con un desenfrenado Pacha Espino como protagonista. Aunque, al final, estos detalles pierden importancia en relación al momento en el que se dan -uno más apropiado para ir probando jugadores como Awer Mabil o Etta Eyong-.

Se puede considerar que estos encuentros han servido para ‘entrar en calor’ ante una planificación que ofrecerá un aumento gradual de la calidad de los equipos rivales, pues el Cádiz acabará midiéndose ante equipos como el Lille, el Sevilla o el Atlético. Retos que afrontará cogido de la mano de un esperanzador Sergio González, que ya se refirió a las “ganas” que tienen los jugadores de “demostrar cosas al cuerpo técnico”. Una tendencia positiva que, de nuevo, si bien no resulta premonitoria respecto a la vuelta de las competiciones oficiales, siempre es preferible.

Paralelamente a estos eventos deportivos, se encuentra el omnipresente mercado de fichajes, otra tarea pendiente en el club. Un buen movimiento, a mi modo de ver, ha sido el de rechazar el fichaje de Nolito, un hombre al final de su carrera que se sumaría a ese gusto por el club cadista por fichar veteranos que debe cambiar si quiere apuntar a proyectos de futuro.

La salvación de la 2021/22 no debe ser más que un precedente para apuntar hacia arriba, para conseguir ese buen resultado deportivo que casi siempre se traduce en recompensa económica, más que necesaria en la entidad. No debe ser, por contra, un aviso de riesgo para la presente temporada, que haga al submarino amarillo -el andaluz- centrar su objetivo a la baja.

ETIQUETAS ►