Facebook Twitter WhatsApp Linkedin
Actualizado: 21 jun 2022 / 04:00 h.
  • Encuentro con un humanoide en el Aljarafe sevillano

Es el caso de nuestro primer protagonista que, sin dudas, le va a llamar la atención y que, si se pone en su lugar, le dejaría una profunda huella.

Habitual oyente de mi programa de radio él se llama Joaquín y vivió algo que resultó, sencillamente, impresionante. Me decía: “en una noche de otoño, estaba haciendo guardia en un pequeño polígono por debajo del cementerio en una localidad del Aljarafe sevillano. En torno a las once de la noche, estando yo dentro del coche, parado, todo a oscuras, vi una silueta a unos 40 metros de mi posición” recordaba mi testigo.

Ahondado en los detalles me dijo: “La vi a esa distancia pero cruzando frente a mí. Por su altura pensaba que era un niño, y me extrañó mucho, por la hora y el lugar. Tiré de la palanca de las luces y encendí la larga” y es cuando se produjo “algo” que le llenó de horror...

“Mi sorpresa fue mayúscula cuando aquel “ser” se paró y me miró. Pude ver su aspecto perfectamente, y nunca olvidaré esos grandísimos ojos negros mirándome. Lo identifiqué como uno de esos que llaman “grises” dentro de los que son los humanoides del fenómeno OVNI” relataba reviviendo vivamente su experiencia.

Entonces hizo algo que pudiera parecer una locura pero que creyó oportuno en ese momento: “puse el coche en segunda y le di al contacto aprovechando que era cuesta abajo. Salí tras él. Cuando llegué, había huido por un terraplén hacia un pequeño barranco, donde más abajo había unas ruinas. Estuve tentado a seguirlo a pie, pero me dio miedo a lesionarme corriendo a oscuras por un sitio tan accidentado”.

“¿Se lo comentaste a alguien?” Fue mi pregunta y é me respondió: “se lo conté a mi mujer, y se lo tomó a broma. Pero juro por lo más grande que así fue. No vi OVNI, ni nada parecido, tan solo el individuo, sin ropa, de un color uniforme, forma humanoide, brazos algo más largos que los normales en nosotros y la cabeza «ameloná”, pero los ojos cuando me miró sorprendido al enchufarle las luces largas del coche, es lo que sin duda me hizo comprender lo que era».

Se define a los «grises» dentro del ámbito de los humanoides como «supuestos seres extraterrestres cuya existencia se discute en comunidades ufológicas, paranormales y de la Nueva Era y que llevan el nombre de sus únicos color de piel. Se representan típicamente como seres humanoides diminutos de piel gris oscura que poseen formas reducidas o carecen completamente de órganos humanos externos, como narices, orejas u órganos sexuales. Sus cuerpos se representan generalmente como alargados, con un tórax pequeño y carente de definición muscular y estructura esquelética visible. Sus piernas son más cortas y articuladas de manera diferente a lo que uno esperaría en un humano. Los grises se representan con cabezas inusualmente grandes en proporción a sus cuerpos. Se representan como si no tuvieran pelo en ninguna parte del cuerpo, incluida la cara, y no se notan orejas o narices externas, sino solo pequeñas aberturas u orificios para las orejas y las fosas nasales. Por lo general, se representan con bocas muy pequeñas y ojos negros opacos muy grandes sin iris ni pupilas discernibles. Los informes de supuestos encuentros con frecuencia indican que su altura es de 2 a 4 pies (0,61 a 1,22 m) de altura, aunque otras variedades de grises a veces se presentan como de tamaño humano o más altas».

¿Qué fue lo que vivió nuestro testigo? ¿Qué le pasó aquella noche? ¿Que era esa aterradora presencia que vio? Personalmente no lo sé pero, desde luego «no era de este mundo» repetía.

En una zona donde, en otras ocasiones se han tenido experiencias de diferente tipo y que hace que este caso sea particularmente inquietante...