Facebook Twitter WhatsApp Linkedin
Actualizado: 12 ago 2022 / 06:07 h.
  • Lo que nadie te contó: Breve guía curiosa de la Plaza de España

Tendría que haber 50 bancos en vez de 48, pero cuando la plaza se construyó, Canarias solo tenía una provincia. Hasta 1927 no se dividiría en Gran Canaria y Tenerife. Por otra parte, Sevilla no aparece representada junto al resto de provincias, ya que se representa en otros cuatro murales de la plaza.

Cuando la Plaza de España fue construida, se planeó que tras la Exposición Iberoamericana, el edificio albergase la Universidad Laboral de Sevilla. No obstante, al final se repartió entre diversos organismos oficiales como la Delegación de Gobierno en Andalucía y la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir.

Curiosa distribución

La distribución alfabética de las ciudades no se respeta en la provincia de Navarra por un motivo: cuando acabó la Exposición Iberoamericana de 1929 se quitó el azulejo La muerte de García IV de Navarra por ser demasiado violento.

Los ceramistas lo suplantaron creando Reparto del reino de Navarra, en la que se ve al rey rodeado con sus hijos. Esta obra cambió el encabezado de Navarra por el de Pamplona, arruinando así el orden alfabético

Sobre los 48 bancos de la Plaza de España hay 48 bustos que representan a ilustres personajes de la historia española como Quevedo o Velázquez.

Destaca el canal o estanque de 515 metros de longitud con sus cuatro puentes, así como las torres norte y sur que se contrarrestan (visualmente) con la central. La planta es tipo villa palladiana con alas curvas, similares a la Villa Badoer de Fratta Polesine o Villa Trissino en Meledo, que eran un ejemplo para Aníbal González y que muestra el arquitecto Andrea Palladio en sus libros de arquitectura.

Está realizada en ladrillo visto y cerámica, los techos son de artesonado de madera y las columnas de mármol, igualmente hay elementos de hierro forjado. En los medallones podemos encontrar caras de personajes españoles, todo con un ambiente muy renacentista aunque con un toque moderno en contraposición al aire barroco de las torres, elevadas al cielo, de 74 metros de altura.

El secreto de Aníbal González

La misteriosas manos... LA PLAZA DE ESPAÑA. La Plaza de España debió haber sido redonda, es decir, doble, lo que vemos ahora más una general que conformarían un círculo, con todo lo que ello significa y representa... Pues bien, en su escultura podemos encontrar algo que es un pequeño guiño y un pequeño y simbólico gesto, un secreto.

Así sus autores, Manuel Nieto, Guillermo Plaza y Manuel Osuna, tuvieron unas circunstancias personales que los unieron aún más... De esa forma quisieron esconder algo:

“En un principio, pensamos en ponerle una especie de pin en la solapa de la chaqueta y a partir de ahí decidimos ponerle algo escondido para que la gente lo buscara. Finalmente, decidimos hacer un pequeño homenaje a nuestros hijos, porque en el transcurso de la realización de la escultura, los tres fuimos padres. Así que le pusimos tres manos, una por cada uno de nuestros hijos” matiza Guillermo Plaza. Sólo el fundidor sabía ese mensaje nacido del corazón que, sin dudas, Aníbal González, habría aprobado.

El asombro de un rey

La Plaza de España se inaugura el 9 de mayo de 1929, en 1.914 se presupuestó todo en 628.500,70 pesetas, pero finalmente ascendió –en 1.929- a 15.310.365 pesetas, superando los 17 millones de pesetas, por otros gastos añadidos.

Cuando el monarca Alfonso XII contempló la obra maestra de Aníbal González concluida, dijo “Señores, yo sabía que esto era bonito... Pero no tanto”.