Facebook Twitter WhatsApp Linkedin
Actualizado: 31 may 2022 / 11:15 h.
  • Nueva teoría sobre la señal extraterrestre “WOW”

Desde entonces es todo un misterio, se considera que -en determinados entornos- que es una señal extraterrestre (inteligente) y fue 30 veces superior al ruido de fondo que se tiene de referencia.

Fue Jerry R. Ehman, profesor de la Universidad Estatal de Ohio, el que revisó aquellos datos de la señal descubriendo su fuerza y marcándola con un bolígrafo rojo como ese «WOW» histórico. Que era más una señal de emoción y sorpresa ante lo que había captado.

Hoy en día es la mejor señal registrada por nuestros radiotelescopios, al respecto el astrónomo Alberto Caballero indicaba: «¡La señal Wow! se considera la mejor señal de radio candidata a SETI que hemos captado con nuestros telescopios».

Se ha tratado de interpretar e, incluso, encontrar el sentido u origen a la misma. Caballero explicaba sobre ello: «Lo más probable es que la señal provenga de algún tipo de evento natural y no de extraterrestres» descartando que pudiera tratarse, por ejemplo, de un cometa.

Se sabe que los receptores (2) del Big Ear estaban orientados a la constelación de Sagitarios cuando se captó y, de esa forma Caballero ha buscado dentro del catálogo es estrellas del satélite Gaia: «Encontré específicamente una estrella similar al Sol, 2MASS 19281982-2640123 a unos 1.800 años luz de distancia que tiene una temperatura, un diámetro y una luminosidad casi idénticos a los de nuestra compañera estelar» tal y como publica en la revista International Journal of Astrobiology.

Las estrellas similares a nuestro Sol nos interesan especialmente como modelos de condiciones de vida y «podría ser una buena idea buscar la estrella en busca de planetas habitables e incluso civilizaciones».

Rebecca Charbonneau, historiadora que estudia SETI en el Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica decía que «creo que vale la pena hacerlo porque queremos apuntar nuestros instrumentos en la dirección de las cosas que creemos que son interesantes. Hay miles de millones de estrellas en la galaxia, y tenemos que encontrar alguna forma de reducirlas».

«No creo que sea una coincidencia que el punto en la historia humana en el que comenzamos a poner señales inteligentes en el espacio sea también el mismo punto en la historia en el que tenemos la idea de buscar señales inteligentes desde el espacio» finalizó la investigadora.