Image
Actualizado: 22 may 2020 / 07:46 h.
  • La tauromaquia, escuela de vida y valores

Parece ser, que a partir de ahora se va a revertir el sistema de becas, es decir, el criterio más importante, será la escasez de medios económicos y no a los mejores expedientes académicos.

No tengo capacidad para juzgar, si esto es bueno, o es malo.

Mi sentido común me dice que lo ideal sería, sólo dar becas a las personas con escasos medios, y, si no las hubiera dinero, para todos, entre estos solicitantes, a los de mejores expedientes académicos.

Si busco un abogado, busco el más preparado. Si un médico el más capacitado.

Y el Estado necesitará a los mejores investigadores, médicos, militares, juristas etc...A los de más talento. Para conseguir que todos vivamos mejor.

Se imaginan que el público, en una corrida de toros diera las orejas, no a los más preparados y esforzados, sino a los de peores medios económicos.

Y en los certámenes de pintura, diéramos las medallas, no a los cuadros más artísticos, sino a los pintores más humildes. Pudiera ser...

Pero, el esfuerzo estaría en aparentar ser el más pobre, no en mi fuerza creativa. Mirando mi pasado, no mi futuro.

Cada toro necesita su lidia. Su cuadrilla.

Y quizás nuestro Gobierno está lidiando, un toro distinto al que estamos viendo.

Para lidiar un toro, hay que dar, y mostrar, seguridad y confianza.

Está lidiando un toro anacrónico, que tiene mucho peligro. Y con una cuadrilla que no está en que triunfe el torero.

La tauromaquia, es una manifestación artística, en sí misma, desvinculada de ideologías, en la que se resaltan valores profundamente humanos como puedan ser la inteligencia, el valor, la estética, la solidaridad, o el raciocinio como forma de control de la fuerza bruta.

El toreo es un mundo ejemplar en ese sentido. Lo tendríamos que divulgar más. El respeto, la dignidad, el sacrificio, la ambición, la meritocracia... son valores fundamentales.

Ética, estética, épica, verdad, dignidad, respeto, seriedad, rigor, valentía amor propio, profesionalidad. Parece que estos valores no valen hoy.

La tauromaquia necesita capacidad, sacrificio, no hay aprobado general. Está a contra estilo.

La vocación es también importante.

Parece que la muerte no existiera hoy. La esconden en nuestra sociedad. Y estamos viendo que no todo se cura. La muerte es tan natural como la vida. Existe, y hay que aprender a burlarla con arte.

Viendo torear se aprende a tenerla presente. A sobreponerse con alegría

San Juan Bautista de la Concepción explicaba las cosas espirituales, haciendo referencia gráfica a cosas de la vida cotidiana, de animales. De la tauromaquia.

- «Verdad es que sucede muchas veces salir un hombre a dar una lanzada al toro y, por algún descuido, salirle la suerte torcida y caer en tierra, y tomar de ahí ocasión para hacer otras suertes bien acertadas y de mucha honra. Esto propio debe hacer el verdadero siervo de Dios, que, si alguna vez, por descuido y no bien ordenar sus penitencias, cayere en alguna enfermedad, como a quien coge el toro, que no desmaye, sino que eche mano de la paciencia y sufrimiento, de la caridad y paz interior, y...» (Obras completas, Madrid 2002, IV, 205).

- «Muy propio es de Dios tomar medios muy conformes a los fines que pretende y, para convertir pecadores, escoger otros de su condición, los cuales convertidos suelen hacer grande riza y traer otros a Dios. El reclamo ha de ser de la propia especie para que haga provecho y abata a la tierra los pájaros que vuelan por el aire; y para sosegar un toro furioso y sujetarlo, echan otros bueyes ya mansos» (Obras completas, IV, 421).

La muerte está al servicio de los toreros para darles inmortalidad y gloria... como a los dioses de Roma “. Francisco Rabal (Juncal)

Arte de vida, y esencia de la tauromaquia. Valores.