Image
Actualizado: 25 jul 2021 / 10:03 h.
  • Nace una revista flamenca en papel

En la era de lo digital y con el flamenco algo tocado por la crisis sanitaria, sorprende que haya salido una revista de flamenco impresa en papel de cierta calidad y en un pueblo extremeño como Fuente de Cantos (Badajoz), la tierra del que fuera gran flamencólogo Manuel Yerga Lancharro. Esta localidad, situada en el eje de la Vía de la Plata, no llega a los cinco mil habitantes pero tiene su peso en el flamenco.

La cantaora Salomé Pavón Ortega, hija de la cantante Luisa Ortega y el pianista Arturo Pavón –por tanto, nieta de Manolo Caracol y de Arturo Pavón padre, el hermano mayor de la Niña de los Peines y Tomás Pavón–, tiene en este pueblo una asociación flamenca con su nombre, desde donde se ha impulsado la revista Cultura Flamenca Extremadura, de 66 páginas, bien cuidada, que en un solo número se ha dado a conocer en las redes sociales a través de sus directores, la propia Salomé Pavón y el periodista, crítico y escritor madrileño Joaquín Albaicín, y de destacados artistas.

Nace una revista flamenca en papel
Portada de la revista.

Extremadura necesitaba una revista así para ocuparse de todo lo relacionado con el flamenco en esa región, que no es poco, porque además de ser cuna de artistas flamencos tan renombrados como Porrina de Badajoz, Manolo de Badajoz, el Niño de Fregenal y la Marelu, entre otros, es tierra de estilos propios, como el jaleo y los tangos extremeños, y de artistas nuevos como Miguel de Tena, Esthrer Merino, Carlos Brías, Pedro Cintas o el Perrete. Extremadura, además, tiene un buen número de peñas flamencas y escritores del género como Paco Zambrano.

Por tanto, está más que justificada la fundación de esta revista impresa a la que le auguramos un buen futuro. Salomé Pavón, cantaora a la que no se le echa demasiada cuenta en Andalucía, a pesar de que canta bien, que es artista y que tiene las raíces flamencas que tienen, que llegan hasta el Planeta, el Fillo y Curro Dulce, es una luchadora nata de las que no se rinden y ha encontrado en Fuente de Cantos el cariño y el apoyo que necesitaba para no acabar arrojando la toalla.

Tiene a su lado, además, al crítico de flamenco Joaquín Albaicín, de fina pluma, y entre los dos dirigen esta nueva revista que se ocupa de libros, revistas, discos, espectáculos e historia flamenca extremeña, una región quizá no muy bien tratada a la hora de contar el origen de este arte. Tan interesante era ya en el siglo XIX el flamenco en esta tierra, que hasta el sevillano Silverio Franconetti puso un café cantante en Badajoz, aunque no con mucho éxito. Así que deseamos mucha suerte a Salomé y Joaquín y agradecemos que el Ayuntamiento de Fuente de Cantos se esté volcando de esta manera.

ETIQUETAS ►