Image
Actualizado: 24 jun 2021 / 10:29 h.
  • Bajar el IVA no es la solución para el problema del precio de la electricidad

La rebaja impositiva para controlar el precio de la luz no soluciona un problema que comienza a convertirse en crónico y grave. Es una medida que puede aliviar, solo en algunos casos, la carga que supone disponer de un bien imprescindible y básico, pero poco más. Tanto los hogares de toda España como las empresas de todo el territorio nacional dependen de la luz para poder hacer vida normal y eso es algo que multiplica de forma exponencial la repercusión de un recibo desproporcionado e injustificable. Que el precio del gas se haya elevado y que el coste de la emisión de CO2 sea más alto ahora no justifican el escandaloso precio de la luz que supera máximos históricos.

La decisión del Gobierno tiene cierta lógica si se encuadra dentro de una situación marcada por la pandemia y una fatiga social y económica que amenazan con desbordarse y generar problemas de gran calado. Tiene lógica aunque no deja de ser una medida transitoria que no soluciona el problema y que es contradictoria en muchos aspectos.

La producción eléctrica seguirá siendo igual de cara. Solo van a reducirse los ingresos del Estado por vía impositiva y los de las compañías eléctricas. Hace aguas la medida por este lado. Otro problema que se plantea es un clásico cuando se rebaja la carga impositiva: esa rebaja debería reflejarse en las facturas de forma total y no convertirse en beneficios para los comercializadores eléctricos como ya ha ocurrido anteriormente. Además, la medida parece que no tiene en cuenta que el incremento del coste de las emisiones de CO2 es algo bueno para todos y esta bajada distorsiona claramente el mensaje que se envía. Por último, es necesario recalcar que este tipo de medidas suelen generar tensiones en otros sectores que sienten la necesidad de una bajada de impuestos al sentirse perjudicados por la situación.

Ningún Gobierno ha sabido afrontar este asunto. Se intenta aunque no hay forma de afrontar la situación con ciertas garantías y lo cierto es que son necesarias reformas sistémicas y no parciales o circunstanciales. Ha llegado el momento de encontrar una solución que sirva para evitar este tipo de situaciones.

ETIQUETAS ►