Image
Actualizado: 17 sep 2021 / 07:28 h.
  • La necesidad de unas becas suficientes y a tiempo

Las desigualdades sociales; que se han provocado con las crisis económicas encadenadas en tan poco tiempo, y que han aumentado su importancia entre los grupos más desfavorecidos; hacen que el sistema educativo tenga una importancia especial ya que es una forma de igualar oportunidades. Los que parten de una situación más precaria pueden llegar a tener las mismas posibilidades que otros. Y para ello se hace imprescindible que los programas de ayudas económicas funcionen con fluidez y equidad. Los sistemas de becas necesitan ser potentes en su dotación y ágiles en su administración.

Los sistemas de becas españoles alcanzan una dotación de 2.028 millones de euros, una cifra más que considerable que ha supuesto un incremento por encima del 22,5 por ciento. Se han aumentado las cantidades asignadas por alumnos y el número de personas beneficiadas se han duplicado. El esfuerzo político ha sido, claramente, más que notable.

Sería muy saludable que la gestión de estos recursos fuera más eficaz que hasta ahora. Los alumnos más vulnerables comienzan el curso sin conocer la cantidad de la que dispondrán o si será concedida la beca solicitada. Esto provoca que algunos estudiantes recurran a fuentes de financiación con las que se endeudan y las becas se convierten en una rémora difícil de soportar para ellos.

La Administración pública está obligada a buscar fórmulas que ayuden en todos los aspectos a los estudiantes que acceden a las becas. Solo así una de las funciones definitivas del sistema educativo se podrá desarrollada y será de ayuda real: la igualdad de posibilidades de unos y otros.

ETIQUETAS ►