Image
Actualizado: 01 jul 2021 / 18:31 h.
  • Nuevas muestras del cambio climático que llega

Cada año que pasa es más evidente que el cambio climático es un hecho constatable. El calor que se está soportando, ahora, en el oeste de Canadá y Estados Unidos es algo jamás conocido en esa zona del mundo. Los registros de temperatura superan todos los precedentes y la ola de calor está dejando un número altísimo de muertos y una parálisis en algunas ciudades que no pueden controlar unos efectos tan adversos.

Sin duda, es necesario tomar medidas drásticas y rápidas para controlar en los próximos años el efecto del calentamiento global. La mirada cortoplacista de los políticos de todo el mundo ayuda muy poco a que el futuro del planeta se aclare y los intereses económicos lastran toda la estrategia con la que se quiere evitar un desastre absoluto.

Los efectos del cambio climático provocan serios daños en diversos puntos del planeta. Las corrientes marinas se modifican, los valores meteorológicos extremos se multiplican, se derriten glaciares y los incendios de enorme tamaño se repiten con mucha frecuencia. Todos los países del mundo deben contribuir a evitar daños futuros y, sobre todo, a concienciar a la población. El problema es muy serio y está en juego el futuro de la Humanidad.

Biden ha hecho que Estados Unidos regrese al Acuerdo de París. Esa es una excelente noticia y se unen, de nuevo, al compromiso de sus vecinos canadienses, de la UE o China entre otros. Pero, al mismo tiempo, nada parece cambiar respecto a la emisión de gases que generan efecto invernadero; nada parece cambiar a pesar del avance de las energías renovables.

Es necesario trabajar mucho y bien para evitar un desastre que colapsaría la vida en el planeta.