Facebook Twitter WhatsApp Linkedin
Actualizado: 13 feb 2021 / 04:00 h.
  • «El ejercicio es ahora más saludable que nunca»
    Carlos Alberto Fernández Sánchez.

La pandemia está dejando secuelas en cualquier rincón del planeta y de nuestras vidas. Han sido muchos días de encierro, muchas semanas de restricciones parciales, las que han impedido a millones de personas que pudieran hacer su vida normal. Se cuentan por cientos de miles las personas que han enfermado de Covid-19 y que no terminan de encontrarse bien o que arrastran secuelas duras. Y ante un escenario tan poco gratificante como este se necesita encontrar una solución que alivie la carga que arrastramos desde hace casi un año.

Carlos Alberto Fernández Sánchez es entrenador personal y gerente de ActitudFit, centro de entrenamiento personal, ubicado en Tomares (Sevilla). Y buena parte del trabajo que desarrolla en estos tiempos tiene que ver con la recuperación de las personas que están sufriendo los efectos de la pandemia.

‘Estamos estudiando las consecuencias de la pandemia para, así, poder escapar de la generalización, ya que los síntomas y los efectos han sido muy distintos dependiendo de los casos. Lo que hacemos es valorar a cada de persona de forma individual y tratamos de personalizar por completo el trabajo que vamos a realizar. Queremos reducir los riesgos post Covid-19 y los que acarreará una pandemia paralela que se está produciendo entre las personas que no salen de casa desde hace meses, bien por miedo, bien por imposibilidad. Queremos resaltar, ahora, la importancia que tiene el cuidado físico y psíquico personal, queremos evitar daños y recuperar el estado normal de las personas que ya han pasado la enfermedad’, dice Antonio Fernández mostrando total convencimiento.

‘Las personas mayores que arrastrasen problemas anteriores tendrán una recuperación más lenta. Las personas con vida sedentaria van a presentan pérdida de la fortaleza y masa musculares. Y, a todos, la salud mental les va a ayudar mucho en el proceso. La mente es muy poderosa. Sea como sea, lo mejor que se puede hacer es ponerse en manos de un profesional y escapar de recetas generalistas o milagrosas. No hay que tener en mente, tampoco, que la falta de materiales caros sea un impedimento para enfrentar el problema. Con unas cajas, unos tetrabriks de leche o unas gomas compradas en Internet por unos pocos euros son suficiente para hacer los ejercicios necesarios. Lo que no puede ser es que un problema de esas características, motivado por la falta de ejercicio continuado, se convierta en eterno’.

Antonio Fernández recuerda que existe la posibilidad de realizar las sesiones a través de Internet y que lo importante es medir cuestiones clínicas y médicas y técnicas para personalizar el ejercicio en casa.