sábado, 25 enero 2020
16:55
, última actualización
La vida del revés

1.456 horas de televisión al año

16 ene 2020 / 07:37 h - Actualizado: 16 ene 2020 / 08:03 h.
"Opinión","Televisión","La vida del revés"
  • 1.456 horas de televisión al año

Dicen algunos que somos lo que comemos. Otros afirman que somos lo que leemos. En fin, son muchas las teorías. A mí la que más me gusta es la que señala la televisión como el nutriente fundamental de nuestras mentes. Sí, somos lo que vemos y lo que nos tragamos sin filtros unas horillas al día.

Las estadísticas hablan de entre 3 y 4 horas de televisión diaria y por barba. Y no es poca cosa. ¿Qué podría hacer usted, mi querido lector, si dejase de estar plantado frente al televisor 240 minutos diarios, es decir, 87.360 minutos al año; dicho de otra forma, 1456 horas cada 12 meses? A ver, por ejemplo, podría leer un libro cada dos o tres días; podría estudiar una carrera aprobando todo a la primera; podría hablar con sus seres queridos, cada día, para expresar lo que hiciera falta. Y le sobraría tiempo para tomar una copa con su pareja o para ir al cine un día a la semana o a escuchar un concierto o a lo que fuera necesario.

Tampoco pasaría nada si tantas horas las dedicásemos a mirar una pantalla que nos ofreciera un amplio abanico de posibilidades culturales. Buen cine, buena información, buen ocio o buen lo que sea. Pero no, lo que vemos son programas que dibujan la decadencia en la que se encuentra nuestra sociedad. Formatos en los que se airean las relaciones personales entre unos y otros; programas en los que se pone a prueba la educación, la paciencia, el decoro o cualquier valor que vemos cómo arrastran sin compasión, es sobre o que se construye la televisión actualmente.

¿De verdad que va a cambiar poder estudiar una carrera por ver a unos jóvenes de fiesta y poniéndose los cuernos unos a otros? ¿De verdad prefiere ver cómo se critican, se destrozan y se pisotean , unos y otros mientras podría estar charlando con personas que le importan? Usted mismo. Yo me lo estoy pensando seriamente.


  • 1