domingo, 05 diciembre 2021
13:45
, última actualización
La vida del revés

20 N o la España de los idiotas

Image
20 nov 2021 / 10:55 h - Actualizado: 20 nov 2021 / 11:12 h.
"Opinión","La vida del revés"
  • 20 N o la España de los idiotas

Como era de esperar, hoy, en España seguimos haciendo el ridículo más espantoso. Después de 46 años, después de más de 80 años, seguimos haciendo el imbécil sin vergüenza alguna.

Hemos padecido una guerra civil, una dictadura eterna, seguimos con los muertos de todos (de todos) en las cunetas, vivimos con la sed de venganza en los extremos, nos hemos quedado anclados al sufrimiento, al dolor y los sentimientos más bajos que un ser humano acumula, tenemos un detonador en la punta de los dedos siempre a punto de pulsar. Todos (afortunadamente los jóvenes lo han arrinconado y alzan la ceja al escuchar lo que decimos los más viejos; solo algunos jóvenes ignorantes se agarran a clavos que ya ni arden aunque siguen clavados a la pared). Llevamos casi cien años sufriendo por una razón que genera enorme daño y no somos capaces de echarnos a un lado para evitar que nos siga arrollando.

Personalmente, estoy fatigado. No hay día que las redes sociales no se llenen de mensajes recordando nuestra Guerra Civil, hablando de las cicatrices que dejó el conflicto, de Franco (¡de Franco!). Creo que ya está bien y que hay que dejarlo de inmediato. No podemos olvidar lo que sucedió, eso es verdad. Hay que respetar el dolor de los que tuvieron pérdidas personales y no podemos ser cicateros al tomar medidas que sirvan para aliviar el dolor de los que aún lo sienten. Pero desde la sensatez y desde la posibilidad de perdón, desde el respeto y desde el cariño por los que sabemos que sufren.

Es inaudito que unos y otros sigan insultando y atacando las zonas más sensibles. ¿Dónde le lleva a alguien no respetar la memoria de los muertos o el dolor de las víctimas de una guerra, de una dictadura o de un atentado terrorista? Esto que pasa en España no es de locos, es de idiotas. Y la diferencia entre un loco y un idiota es que al primero le dispensas unas pastillitas y las cosas pueden mejorar, pero en el caso de los idiotas...

Hoy no hay nada que celebrar ni nada que conmemorar. Debería ser un día más para casi todos y solo una fiesta para los que siguen pensando que el enfrentamiento es el camino, solo para los que son incapaces de pensar o de aportar nada que no sea un tiro al aire para amenazar o algo peor. Y si alguien se empeña en conmemorar o celebrar algo, les recuerdo que hoy es el Día Internacional del Niño o que Leon Tolstoi murió un 20 de noviembre.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla