lunes, 01 marzo 2021
23:16
, última actualización

30.000 ancianos muertos en residencias y la luz al final del túnel

Image
04 feb 2021 / 08:45 h - Actualizado: 04 feb 2021 / 09:43 h.
"Opinión","La vida del revés","Vacunas","Coronavirus"
  • La vacunación de ancianos debe acelerarse. / Fotografía: EFE
    La vacunación de ancianos debe acelerarse. / Fotografía: EFE

La campaña de vacunación tiene como objetivos fundamentales el que la cifra de fallecidos descienda considerablemente (por eso se eligen a los grupos de riesgo más vulnerables para que sean los primeros en vacunarse) y que la presión hospitalaria descienda hasta niveles soportables. El número de contagios que puede evitar la vacuna contra la Covid-19 es enorme y los beneficios incalculables. Eso sí, la vacuna no cura ni hace desaparecer al SARS-CoV-2. Todavía no hay solución. Llegará, claro que llegará, pero los científicos están en ello.

La campaña de vacunación hace que se pueda empezar a pensar en que nuestros mayores van estando más protegidos. Hay que aguardar para conocer resultados y ser pacientes hasta que los mayores que no viven en residencias sean vacunados, pero la cosa debe y tiene que mejorar necesariamente. Los muertos que asolan nuestras consciencias a diario suelen corresponder a personas mayores y resulta insoportable.

No puede repetirse lo que ha sucedido en España. Porque casi 30.000 muertos por Covid-19 en residencias de mayores y discapacitados desde que comenzó la pandenmia representa un enorme dolor y es el fracaso de una sociedad entera, de una forma de vida, de una forma de entender cómo deben pasar sus últimos años de vida nuestros mayores. Casi 30.000 hombres y mujeres ya ancianos. Se dice pronto.

La comunidad que presenta peores datos es Cataluña con 8.349 muertos. En Madrid han sido 5.020 (mucho salvar navidades y abrir bares aunque poca atención a lo que ha estado ocurriendo en las residencias). Y en Andalucía han sido casi 1.700, que son muchos menos, pero que son demasiados. Uno solo de nuestros mayores muerto es un mundo. Y estos datos se refieren solo a residencias. Han fallecido muchos más de los que vivían en casa o en la de los hijos.

La campaña de vacunación hace pensar que el ritmo de contagios en este grupo tan vulnerable crecerá a un ritmo infinitamente menor que hasta ahora, que no tendremos que asistir al bochornoso espectáculo de ver cómo se discrimina por edad a los pacientes en los centros sanitarios. Todo indica que las residencias que se habían convertido en lugares lúgubres y peligrosos a causa del SARS-CoV-2 volverán a ser lugares seguros para los ancianos.

La rapidez es esencial y el Gobierno está obligado a pensar en alternativas dadas las circunstancias que impone el libre mercado. El ritmo de vacunación se debe acelerar y la vacuna rusa ‘Sputnik V’ es una opción estupenda. No pasa nada por comprar a los rusos cuando nuestras reglas de mercado impiden hacer lo que es necesario. Esto y un control mucho mayor en las residencias (las imágenes, que hemos visto durante los últimos meses, de ancianos maltratados y viviendo en condiciones indignas, son una vergüenza para una sociedad que no se puede permitir alto tan terrible.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía