Menú
miércoles, 07 diciembre 2022
La vida del revés

Abascal y el esperpento de Madrid

Santiago Abascal reúne en Madrid a Orbán, Le Pen, Morawiecki o Karakachanov, entre otros, en un momento más que delicado para Europa. En cualquier caso, que estos hombres y mujeres se junten para tomar un café y hacerse un par de fotos no debería quitar el sueño a nadie

Image
29 ene 2022 / 07:34 h - Actualizado: 29 ene 2022 / 07:48 h.
"Opinión","La vida del revés","Homofobia","Política","Xenofobia","Santiago Abascal"
  • Abascal y el esperpento de Madrid

No hace mucho, Macarena Olona preguntaba en un programa de televisión, sobre las razones por las que se afirma que Vox es un partido de extrema derecha. Desde luego, existen múltiples razones. La homofobia entre sus líderes y simpatizantes es, sencillamente tan alarmante como asquerosa; el ultranacionalismo casposo que se cuela en el discurso de Abascal y los suyos sería cómico si no representase un peligro tan abrumador; su frentismo respecto al feminismo es desalentador en los tiempos que corren; y la actitud paternalista con los más pobres, macarra con los adversarios y vacía frente al pensamiento; son algunas señas de identidad de Macarena Olona o Santriago Abascal. No obstante el paradigma de todo ello es la reunión que se celebra en Madrid y que ha sido convocada por el líder de Vox.

Los más atrevidos han calificado este encuentro entre Santiago Abascal y el primer ministro húngaro, Viktor Orbán y el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, entre otros, como cumbre internacional. La ignorancia es atrevida y nos hace llevar nuestras palabras hasta el borde de un descomunal precipicio que se perfila en la frontera de la idiotez política. Esto es un encuentro entre líderes de partidos xenófobos, homófobos, ultranacionalistas y acostados sobre un populismo mediocre y demoledor. Sea como sea, si alguien quiere sacar sus propias conclusiones, sin tener en cuenta esto que digo, puede echar un vistazo a la hemeroteca para saber de qué van estos señores; podrán encontrar cosas como, por ejemplo, ésta: «A los que tienen un sentimiento cristiano les corresponde un papel de vigías. Dios nos ha nombrado vigías, también a los políticos». (Viktor Orbán en modo Francisco Franco).

¿Sabían ustedes que en Hungría una mayoría de la población (el 51 por ciento) muestra su desacuerdo con la afirmación de que las personas gais, lesbianas y bisexuales deben tener los mismos derechos que las heterosexuales? ¡El 51 por ciento! En España es el 6 por ciento. ¿Sabían ustedes que más de cien poblaciones polacas se han declarado ‘libres de gais y lesbianas’ y que eso es aplaudido por su primer ministro? Orbán es el líder político que lleva años fomentando la idea de una invasión musulmana en su país. Igual que Santiago Abascal y los suyos que intentan hacer pensar que los ‘moros’ están colándose para machacarnos dentro de un tiempo. Esto es lo que hay en esos países y es solo un ejemplo. Y eso es lo que defienden y permiten los que se sientan con Abascal para hablar, según afirma él mismo, de ‘nuestros valores comunes, nuestras fronteras y nuestra soberanía. En defensa de la Europa verdadera frente a los burócratas de Bruselas’. Por cierto, los tres líderes son claramente contrarios a la Europa que defiende una inmensa mayoría de europeos.

A esta reunión asistirán, también, asistirán Marie Le Pen (Francia), Marlene Svazek (Austria), Tom Van Grieken (Bélgica), Krasimir Karakachanov (Bulgaria), Martin Helme (Estonia), Valdemar Tomasevski (Lituania), Rob Roos (Países Bajos) y Aurelian Pavelescu (Rumanía). Por supuesto, eso que llaman cumbre es una reunión de líderes políticos que hacen del miedo su bandera y de la mediocridad su arma de destrucción masiva (entiéndase la metáfora). Y todo lo que se diga más allá de esto es una exageración o, directamente, una patraña.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos