jueves, 29 julio 2021
12:20
, última actualización
La Tostá

Ahora o nunca, cubanos

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
14 jul 2021 / 08:12 h - Actualizado: 14 jul 2021 / 08:15 h.
"La Tostá"
  • El Cantante y compositor cubano Yomil(i), conversa con los manifestante frente al capitolio de Cuba hoy, en La Habana. EFE/Ernesto Mastrascusa
    El Cantante y compositor cubano Yomil(i), conversa con los manifestante frente al capitolio de Cuba hoy, en La Habana. EFE/Ernesto Mastrascusa

TAGS:

¿Recuerdan cuando Pablo Iglesias decía que no se podía hablar de “plena normalidad democrática en España”? En Cuba sí, por lo visto, porque consideran que lo que hay allí no es una dictadura. Sánchez también, porque no lo dijo ayer, no habló de dictadura. Eso sí, dijo que no es una democracia, qué valiente. También estuvo muy prudente la nueva portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez. Es una vergüenza que España tenga a ministros que idolatran a Fidel Castro, como Alberto Garzón y Yolanda Díaz, y que nuestro presidente no sea capaz de llamar dictadura a lo que hay en Cuba, sin duda por miedo a Unidas Podemos, partido al que necesita como la tierra al sol. Lo dijo ayer Juan Carlos Monedero, con regocijo: “Sánchez se ha dado cuenta que necesita a Podemos”. Y tanto. No ha sido capaz de cesar a ni uno solo de sus ministros en su escabechina, ni siquiera a Jaimito Castell, que trabaja menos que los Reyes Magos, una vez al año y sentados. Cuba es una dictadura que en 62 años no ha sido capaz de lograr que los cubanos vivan mejor, con derecho a manifestarse, libertad de circulación, sin que detengan a los opositores al régimen y a la prensa extranjera o que no limiten la iniciativa privada. Los cubanos tienen hambre y solo un pueblo con falta de pan y libertad es capaz de enfrentarse a los tiranos, como está ocurriendo estos días. El actual presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, les pidió a sus partidarios de la dictadura comunista que salieran a la calle a enfrentarse a los ciudadanos que pedían libertad de forma pacífica, sin importarle una guerra civil, el derramamiento de sangre. No están dispuestos a soltar el poder y ya sabemos cómo tratan estos asuntos las dictaduras comunistas. La diputada de Podemos Aina Vidal ha dicho que Cuba no es una dictadura, pero no ha sabido argumentarlo en el Congreso. ¿Sabrán en su partido lo que es realmente una democracia, si no saben bien qué es una dictadura? Ni lo saben ni la quieren. En Cuba hay ya muertos, heridos, detenidos y desaparecidos. ¿Qué vamos a hacer en España, nuestro Gobierno, cuando el régimen castrista machaque a los manifestantes con la dureza de la que es capaz? Al parecer, estar a la expectativa. Eso es todo. Vergüenza ajena.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla