lunes, 24 enero 2022
16:52
, última actualización

Ahora toca adelgazar. La tortura de cada año

Image
03 ene 2022 / 09:18 h - Actualizado: 03 ene 2022 / 09:29 h.
"Opinión"
  • Ahora toca adelgazar. La tortura de cada año

TAGS:

Pues muy bien, queridos amigos, solo nos quedan tres meses para recuperar el peso ideal (al menos, el peso al que estamos acostumbrados). Nos hemos metido lo más grande entre pecho y espalda y ahora debemos perder el exceso de peso para no entrar en depresión, para no dejarnos llevar por el ‘ya da igual, total...’ y engorar otro par de kilos o tres. Los excesos siempre generan problemillas y este es un clásico que ya es familiar para muchos.

En primer lugar, evite apuntarse en un gimnasio que no pisará una semana después. Si sabe que es muy probable que eso ocurra, es mejor plantearse opciones realistas como, por ejemplo, caminar cada día veinte o treinta minutos. De camino al trabajo o al regreso, por las tardes en el parque o de cualquier forma que nos resulte agradable y llevadero. Es gratis y el efecto es muy saludable.

Olvide los milagros porque si eso funcionase todos nos agarraríamos a una dieta de revista y tendríamos solucionado el asunto en un par de semanas. Las dietas milagrosas son un desastre y algunas de ellas peligrosas.

Se trata de comer bien y eso significa que la dieta ha de ser equilibrada. Un ejemplo muy clásico: si comes fruta de todo tipo y a la vez puedes provocar que el páncreas eleve el nivel de insulina y eso no es bueno puesto que se genera grasa y se acumula. ¿Por qué pasa algo así? Pues porque mezclar distintas frutas en la misma ingesta es mezclar alimentos con diferentes niveles glucémicos. En fin, que comer fruta es saludable, pero no siempre si se hace a lo loco. Lo suyo es consultar con el nutricionista o con el médico.

Comer cada poco tiempo está muy bien como estrategia. Si acumulamos hambre durante horas, al sentarnos a la mesa nos podemos comer una vaca rellena de pajaritos quedándonos tan pichis. Cada cuatro horas está muy bien.

Hay que comer bien y hacer ejercicio. Y echar paciencia a la mochila porque con las dietas es absolutamente necesario. Estos apuntes espero que sirvan para que, sobre todo, se pongan en manos de un profesional (médico o nutricionista) y se tome con humor un proceso bastante aburrido.

Estamos a punto de convertirnos en gorditos arrepentidos y, por tanto, en gorditos en potencia eternos. Pero lo estamos pasando muy bien. Y falta el roscón. Miedo me da.

Muy importante: consulte con su médico o con su nutricionista; hay que saber de qué va esto de adelgazar para no meter la pata de forma irreversible. Se trata de su salud y con eso no se juega.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla