La Tostá

Ahorra tú que a mí me da la risa

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
03 ago 2022 / 09:42 h - Actualizado: 03 ago 2022 / 09:43 h.
"La Tostá"
  • El alcalde de Vigo, Abel Caballero, durante el encendido de las luces navideñas en 2021. / E.P.
    El alcalde de Vigo, Abel Caballero, durante el encendido de las luces navideñas en 2021. / E.P.

TAGS:

El polémico alcalde socialista de Vigo, don Abel Caballero, está ya montando las luces de Navidad –once millones de bombillas–, en pleno mes en agosto y con Sánchez aprobando mediante decreto ley medidas de ahorro energético. ¿Tendremos luz en diciembre? No lo sabemos. Si Abel Caballero se rebela contra los decretazos del presidente, que ha actuado al margen de las comunidades autónomas, ¿por qué no Isabel Ayuso, la valiente presidenta de la Comunidad de Madrid? Creo que ha llegado el momento de que los gobernantes den ejemplo a los ciudadanos y si hay que ahorrar energía, que empiecen ellos. Y si hay que ser austeros, por la amenaza de recesión económica, que sean los primeros en tener gestos. Sánchez podría empezar anulando al menos diez ministerios, o sea, dejando en el paro a ministros, ministras y ministres que son absolutamente prescindibles, como Alberto Garzón o Irene Montero. Incluso a la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, que ha dicho que las críticas a Sánchez son sobre todo porque es guapo. Un gobernante que nos anima a dejar la corbata en el ropero para ahorrar y que al rato utiliza un Super Puma para ir de la Moncloa a Torrejón de Ardoz, es un enfermo peligroso, por muy presidente del país que sea, y un mal ejemplo para los ciudadanos. Sigue con las improvisaciones, que es una de sus cualidades. Decreta que se apaguen los escaparates y se suba la temperatura de los comercios, pero no les ha ofrecido ayudas para adaptarse a lo decretado. Al contrario. Hasta 100 millones de euros de multa a aquellos comercios que no hagan lo que ha decretado el dictador. Si en un restaurante se pone el aire acondicionado a 27 º, y se llena, en madia hora estarían a 32º, y con esta temperatura no esperarían el postre. O sea, una ruina para los negocios, que además no habían sido avisados con antelación para que se prepararan. Pero lo peor es que dentro de un mes el Gobierno puede volver a improvisar, anular lo decretado e inventarse otras medidas para que el presidente mejore en las encuestas. Cualquier cosa menos reducir los ministerios a la mitad, que esta medida sí que sería un verdadero ahorro de decenas de miles de millones de euros.


Qué hacer en verano en Sevilla y provincia Empleo en Sevilla Más seguros Edictos