jueves, 04 marzo 2021
16:53
, última actualización
Los medios y los días

Algaradas y votos para Vox

Image
19 feb 2021 / 07:54 h - Actualizado: 19 feb 2021 / 07:56 h.
"Los medios y los días"
  • David Oller - Europa Press
    David Oller - Europa Press

Increíble pero cierto. La referencia más sólida a nivel nacional para las personas de derechas está empezando a ser Vox, a tenor de los hechos. Y la única referencia sólida para las personas de izquierda es Podemos, a tenor también de los hechos. ¿Por qué? Porque Vox y Podemos son los que se mueven y expresan claramente sus objeticos (más Vox que Podemos). Ciudadanos afirma que es liberal pero también hay liberales en el PP como los había en UCD. La escisión del PP es, a estas alturas, sencillamente la postura de una nomenklatura que desea ser cabeza de ratón antes que cola de león y eso le importa por encima de España y sus habitantes. Al PP y a Cs les faltan eso que antes llamábamos ideólogos, pensadores, estrategas, y el PSOE parece que no existe, está a disposición de Podemos, ya da la impresión de que el presidente de España es Pablo Iglesias, o sea, el líder del cuarto partido por número de escaños en Las Cortes.

Como Iglesias y sus aliados apoyan las algaradas callejeras y hay gente deseando que les monten una movida para salir por ahí a destrozar el patrimonio público, Podemos no precisa ni de una ideología porque su ideología es explotar la indignación, las envidias y la bilis que almacenan millones de personas, con razón o sin razón. Son antisistema porque el sistema no funciona desde hace ya demasiado tiempo. Sin embargo, no son alternativa, el follón que arman estos comunistas de la señorita Pepis -que me recuerdan a las “aventuras” trotskistas y anarquistas del Mayo francés del 68 pero sin ni siquiera planificación ni grandes intelectuales detrás-, resultan ser votos para Vox, el mientras peor, mejor, beneficia a las opciones “de orden”, a las más conservadoras, como de hecho sucedió en el Mayo francés y como sucedió en 1939 con la Segunda República. ¿Por qué? Porque en Occidente no hay lugar para un sistema comunista o lo que sea que persiguen los alborotadores cuyo guía y gran timonel supongo que será El Cojo Manteca, no Carlos Marx ni Lenin o Mao.

La libertad de expresión se podrá discutir porque su legislación no está clara pero me parece que la libertad de manifestación sí está clara, nos lo han demostrado los catalanes con sus grandes manifestaciones pro independentistas o anti-independencia. Se solicita permiso, se organizan adaptándolas a la situación de la pandemia y se sale a la calle las veces que hagan falta con ese aire pacifista que desean estos farsantes del pseudo-comunismo para los países en guerra y con el mismo pacifismo que les exigen a las fuerzas de orden público para que se enfrenten al gravísimo problema de la inmigración ilegal.

A favor de Podemos y del PSOE juegan dos factores: los estropicios que el sistema de mercado lleva cometiendo sobre todo desde que en 1991 desapareció el comunismo en Rusia -que es lo que lo tenía acojonado- y la filosofía llamada posmoderna que no es nada en esencia, sólo una continuación de la modernidad, lo que ocurre es que como niega evidencias y defiende causas justas pero de forma populista -esto es, con las armas de la ignorancia premeditada o no- logra seducir a millones de personas. La salvedad es que hay una competición PSOE-Podemos por lograr ser más ignorante que el otro, el reino de la estupidez se ha instalado y amenaza con destronar al de Los Borbones. ¿Qué es la estupidez? Pretender elevar a imperativo categórico universal lo que sólo es un deseo místico, dándole la razón a la exclamación que lanzó el biólogo Yves Christen: “¡Como si un buen sentimiento pudiera bastar para borrar una realidad!”. Esa realidad es la que Podemos se niega a aceptar porque la irrealidad es la razón de ser de Podemos y lo que alimenta a su clase dirigente en lo material y en lo espiritual.

También Vox se presenta como alternativa irreal: Dios, Patria y Justicia; frente al caos, orden; frente a la estupidez de una izquierda demagoga, vuelta al sosiego, que cada cual sepa quién es y dónde debe estar, que no se confundan leyes teóricamente naturales con culturas que son inventos de camilla en noches de insomnio. Personalmente, nada de lo anterior me lleva a engaño, pero yo soy yo, ni mejor ni peor que nadie, no soy mayoría y me baso en lo que la Historia me enseña aunque pueda no haberla comprendido bien, no soy infalible.

La situación alimenta la desesperación ciudadana y el abstencionismo o el cortar por lo sano votando a Vox. Lo que sucede es que hacer eso es darle más brío a la dictadura posmoderna, a ese discurso que es la otra pandemia mundial, un discurso que se ha implantado no por el estudio a fondo de las situaciones sino por el boca-oído y a través de la tecnología. Eso es la sociedad líquida, débil, frente a la que Vox da la impresión de ser la fuerza y el orden. Por tanto, o se aclaran y vuelven a ocupar su lugar los partidos que el sistema ha diseñado para que esto más o menos funcione o se avecinan fenómenos de enorme interés histórico, periodístico y científico. Sin duda, puedo afirmar que vivo momentos únicos y que me voy a morir con ellos en la mente, soy un afortunado.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía