viernes, 18 octubre 2019
10:49
, última actualización

¡Alimenta tu CABRA!

Si alimentas tu Capacidad de ABRAzar te transformarás en alguien muy valioso. Te proporcionará la agilidad y la fortaleza mental, emocional y física necesarias para transitar con éxito por las montañas de las dificultades

María Graciani m_graciani /
25 nov 2017 / 23:01 h - Actualizado: 25 nov 2017 / 23:01 h.
  • ¡Alimenta tu CABRA!

Ni yo soy Heidi ni tú eres Pedro pero si en rendimiento emocional, profesional y personal quieres ser el primero, ¡creéme que desearás hacerte cabrero! porque los beneficios de esta peculiar CABRA ¡superan con creces a los de tu monedero! Y ¿todo esto por una CABRA? Asombroso... Sí, pero es que si alimentas tu Capacidad de ABRAzar te transformarás en alguien muy valioso.

La cabra de toda la vida es un mamífero con una gran facilidad para subir terrenos escarpados, lo mismo sucede con nuestra original CABRA. Tu Capacidad de ABRAzar te proporcionará la agilidad y la fortaleza mental, emocional y física necesarias para transitar con éxito por las montañas de las dificultades. ¿Has escuchado alguna vez la expresión «estar como una CABRA» ?, se utiliza como sinónimo de loco, pero si te la dicen a ti ¡alégrate! porque sin los logros del corazón, la vida sabe a poco... De modo que si «estás como una CABRA» propiciarás que las puertas del aprendizaje y de la superación se abran, pues los logros del corazón son los que se transmiten de generación en generación.

¿Quieres, en todos los sentidos, crecer? ¡pues dale a tu CABRA de comer! porque el cerebro de un bebé que no recibe caricias es un 20 por ciento más pequeño. Cuando tu Capacidad de ABRAzar está famélica porque olvidaste alimentar a la CABRA, literalmente te haces más pequeñito, es lo que la Universidad de Duke (USA) denomina «enanismo psicosocial», lo que se traduce en una disminución de la autoestima, aumento del nivel de ansiedad y un mayor sentimiento de inseguridad. Sin embargo, cuando tu CABRA está bien nutrida, ¡a múltiples beneficios les das la bienvenida y, del estrés, te olvidas! Según estudios de la Universidad de Carolina del Norte, los abrazos fomentan el desarrollo neuronal, aumentan la motivación personal, mejoran la comunicación, la sociabilidad y el sentido del humor... y es que «estar como una CABRA», ¡tiene su valor!

En Japón llevan alimentando la Capacidad de ABRAzar desde hace casi 100 años, es lo que se conoce como reiki. Esta palabra viene a significar «energía vital», se trata de una terapia natural basada en la transmisión de energía, a través de la palma de la mano, para facilitar la curación emocional y física. A pesar de no ser un método científico, sus buenos resultados son reconocidos por médicos y especialistas. Esta disciplina espiritual tiene como objetivo el cultivo del corazón para mantener el cuerpo sano, a través de sus cinco principios:

–No te enfades.

–No te preocupes.

–Sé agradecido.

–Trabaja con diligencia.

–Sé amable con las personas.

Todo esto queda sintetizado en un sencillo gesto: el abrazo. Si tu vida camina descalza, ¡abraza!; si tu alegría ya parece una pasa, ¡abraza!; si tus días necesitan un poco de salsa, ¡abraza!; si se tambalean los cimientos de tu casa, ¡abraza!; si de motivación necesitas dos tazas, ¡abraza!; si hace falta levadura para tu masa, ¡abraza!; si esa herida pide a gritos una gasa, ¡abraza! El abrazo siempre es una buena idea que te hará revivir cuando la cosa se ponga fea (y si la cosa ya está bonita, ¡el abrazo sus beneficios multiplica!).

Los productos de la CABRA

Una buena cabra nos da leche, carne, queso... Lo mismo sucede con nuestra original CABRA, la Capacidad de ABRAzar tiene sus productos y en cuanto los pruebes... ¡sabrás lo que es estar a gusto! En concreto, con estos cuatro crearás momentos gratos: confianza, conexión, cercanía y aceptación.

–Confianza: El abrazo es una forma tan sencilla como efectiva de comunicación humana, tan fácil como rodear a la otra persona con tus brazos. Cuando rodeas a alguien con tus brazos se practica un doble ejercicio de confianza: por un lado, quien abraza se abre, se expone al otro al acogerlo entre sus brazos; por otro, quien es abrazado, literalmente, se pone en las manos de la otra persona, le hace partícipe de su vulnerabilidad. En ambos casos, se está trabajando la confianza.

–Conexión: Fruto del anterior ejercicio de confianza se comienza a cultivar la conexión, la forma más sublime de comunicación. El abrazo propicia una unión física que desemboca en una unión emocional, mental y hasta espiritual. Cuando conectas con alguien, es porque has encendido la luz de tu vida y el abrazo es el interruptor.

–Cercanía: El abrazo es un lenguaje personal que le dice a la otra persona que eres un ser humano. El abrazo habla de naturalidad, calidez y sencillez. Cuando abrazas a alguien, la otra persona siente, literalmente, que eres alguien cercano (porque está pegado a ti), lo que es magnífico para propiciar también un acercamiento a nivel de ideas y actitudes.

–Aceptación: Si hay un mensaje que enviamos alto y claro a la persona que abrazamos es «¡yo te acepto, tal y como eres!», eso no significa que se haya convertido en el ser perfecto (ni mucho menos), sino que con sus virtudes y defectos, tú eres capaz de mostrarle tu afecto y eso en la vida, tiene un poderoso efecto.

Afirma el gran Antonio Gala: «Que ningún juez declare mi inocencia, porque en este proceso a largo plazo buscaré solamente la sentencia a cadena perpetua de tu abrazo.» ¡Bendita sentencia aquella que derrumba los muros de la apariencia y te permite reconocer la esencia! Recuerda: ¡alimenta a tu CABRA! y sabrás lo que es una buena experiencia.


  • 1