miércoles, 20 enero 2021
16:38
, última actualización
La Tostá

Aparece el diario de Manuel Vallejo

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
28 dic 2020 / 10:34 h - Actualizado: 28 dic 2020 / 10:36 h.
"Flamenco","La Tostá"
  • Manuel Vallejo.
    Manuel Vallejo.

Muy pocas personas sabían que el gran cantaor sevillano Manuel Jiménez y Martínez de Pinillo, Manuel Vallejo, escribió un diario y que lo tenía Juan Valderrama. Cuando el maestro ingresó en el Hospital Central de Sevilla, en julio de 1969 –murió en este hospital de la capital andaluza el 7 de agosto de ese año-, lo visitó el cantaor de Torredelcampo en compañía de la Niña de los Peines y Pepe Pinto, su esposo, y que Vallejo se lo entregó para que lo guardara en un sitio seguro y que no lo diera a conocer hasta que no pasaran muchos años, no menos de veinticinco. En 1990, Juan Valderrama me lo dio como pago por participar en una serie de televisión que al final no se emitió, dirigida por su hijo Juan Antonio.

A los sesenta años de la muerte de Manuel Vallejo, el diario ya se puede publicar, y en eso andamos, una vez conseguidos los permisos familiares y de los herederos de Valderrama. Son siete libretas, unas auténticas memorias del gran cantaor de San Marcos, que van a servir para que salga por fin una completa biografía del artista. La primera libreta es de 1945, y en ella cuenta algo que siempre fue un misterio, el hecho de que abandonara Sevilla y se afincara en Barcelona, donde fue sastre, como Silverio Franconetti. Todavía no tenía claro si quería ser cantaor u otra cosa.

Sevilla era una ciudad muy dura y decidí quitarme de la noche, que tenía sus peligros. Un cantaor tenía entonces muy poco valor. Don Antonio habló con Borrull, el padre, para que me atendiera en Barcelona, y viví en su casa algún tiempo.

El Don Antonio al que se refería era el maestro del cante Chacón, De Jerez, de quien se ocupa mucho en su diario.

Chacón me pidió que no aceptara la Llave del Cante, que me la dieron 1926 en Madrid. Era de la opinión que el único merecedor era él, y yo también, pero fue una operación comercial y no un reconocimiento a una trayectoria en el cante.

En el diario, Vallejo anota actuaciones por toda España, fiestas, fallecimientos de amigos, entre ellos muchos artistas, como Manolo Escacena, el Carbonerillo o el guitarrista Ramón Montoya. Cuenta anécdotas, muchas no conocidas, que confirman sus rarezas como artista. Y aporta una valiosa información sobre cómo afectó la Guerra Civil de 1936 a su trabajo y al de todos los artistas en general. El maestro salvó a muchos compañeros.

Más que editar el diario y distribuirlo tal cual, que además es muy largo, la idea es utilizar lo importante para publicar al fin su biografía o una más completa que las que se han hecho hasta ahora. Un documento, sin duda, de un gran valor que verá la luz, en parte, coincidiendo con la conmemoración del Concurso de Cante Jondo de Granada de 1922, que aunque él no estuvo, sí estuvo Sevilla y él fue sevillano ilustre del cante jondo.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016