domingo, 16 enero 2022
14:43
, última actualización
Desvariando

Aquellos especiales de Navidad

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
01 ene 2022 / 09:38 h - Actualizado: 01 ene 2022 / 09:53 h.
"Desvariando"
  • Aquellos especiales de Navidad

No sé si estoy o no en lo cierto, pero creo que tenemos la peor televisión de la democracia, sin ingenio y cara. Anoche después de las campanadas estuve un rato repasando los especiales de los distintos canales y me quedé dormido en el sofá pensando en Cristina Pedroche, que un año más, y van unos pocos, rozó lo patético. ¿De verdad que le pagan por disfrazarse de esa manera? Menos mal que no enseñó tanta carne como en años anteriores, porque aunque ella no lo crea, prefiero ver los tobillos de una señora por la calle, con elegancia y andares flamencos, que a esta mujer que ni ella misma sabe de qué va en realidad. Me gustaban los especiales de Navidad de la única tele que teníamos en España en los sesenta y los setenta, sobre todo cuando aparecían Juanito Valderrama y Dolores Abril con sus riñas en broma, Tip y Coll, Gila, Manolo Escobar, Nino Bravo, Cecilia, Lola Flores o Antonio Machín. Para mujerona, Laura Valenzuela y no la Pedroche. Lo que envidiaba a Joaquín Prat cuando aparecía junto a la Valenzuela, casi siempre deslumbrante. Como además había solo dos cadenas, la primera y la segunda de Televisión Española, te quedabas casi toda la noche viendo el especial de Nochevieja y no estabas con el mando intentando escapar del horror de ahora. Fernando Esteso, Pajares o Tony Leblanc eran tres genios del humor patrio, que no faltaban nunca. Al lado de los chistosos de Canal Sur, ya me dirán ustedes. Por lo general, aquellos especiales en blanco y negro los veíamos con una mesa llena de alfajores, mojones de perro y turrón, remojados con aguardiente de Zalamea la Real o Rute. Nos mirábamos los unos a los otros asombrados con el ingenio. No como hoy, que si hay diez en torno a una mesa, nueve están chateando con el móvil y pasando olímpicamente del especial navideño. Hace unos años estaba viendo un especial de Navidad en un canal privado y dije: “Plácido Domingo ha estado para sacarlo a hombros”. Todos dijeron que sí, que había estado soberbio, sin levantar la cabeza. No era el célebre tenor el que acababa de actuar, sino José Luis Perales. Los móviles salvan estos especiales insufribles que costarán una pasta, porque si de verdad los vieran tantas personas como dicen las encuestas, arderían las redes sociales, porque son malos de solemnidad.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla